Aconsejan para no tener ‘mal fin’

39

La mayor parte de los deudores adquirieron artículos que no son de primera necesidad, como pantallas planas y teléfonos celulares de última generación.

 
EUGENIO PACHECO/LUCES DEL SIGLO.
 
CHETUMAL, Q. ROO.- La estrategia comercial conocida como El Buen Fin se acerca y ante ello, organizaciones civiles como El Barzón y dependencias como la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) advierten de los riesgos de comprar indiscriminadamente sin tomar en cuenta la capacidad de pago.
Por ejemplo, el año pasado El Buen Fin dejó un saldo de nueve mil 700 nuevos tarjetahabientes deudores, para un acumulado de 16 mil 700 ciudadanos que adeudan poco más de 200 millones de pesos a instituciones bancarias y de crédito, informó Patricia Palma Olvera, representante de El Barzón en Quintana Roo.
Detalló que la mayor parte de la deuda fue por la compra de artículos que no son de primera necesidad como pantallas planas y teléfonos celulares de última generación, cuyos precios no corresponden al ingreso de la mayoría de las familias en el estado.
La deuda promedio de cada tarjetahabiente oscila entre 25 y 35 mil pesos y se concentraron principalmente en Chetumal, Cancún, Playa del Carmen y Cozumel, donde se ubican las mayores tiendas departamentales.
De acuerdo con Palma Olvera, las políticas bancarias para las operaciones con tarjetas de crédito se han endurecido, al grado que hay procesos jurídicos para obligar al deudor a liquidar el débito; incluso, las leyes mercantiles permiten embargar los sueldos de los deudores con pagos domiciliados.
Por ello, recomendó tener cautela en el uso de tarjetas de crédito para poder pagar cualquier compromiso lo más rápido posible.
Olvera Palma señaló que estos datos podrían variar entre ocho y diez por ciento a la baja, una vez que se actualice la información a fines de octubre con los datos que aporten los bancos y tiendas departamentales que han ofrecido a los deudores algunas opciones de pago para facilitar la liquidación de sus saldos.
 
Nueva tanda
Ante el inminente Buen Fin correspondiente a 2018, previsto para el fin de semana del 16 al 19 de noviembre, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) mantiene desde septiembre un monitoreo constante a empresas, comercios y prestadoras de servicios que participan en esa estrategia, para garantizar que los precios de productos y servicios sean justos y beneficien al consumidor, aseguró Anarely Cardiñanos, subdelegada del organismo en el sur del estado.
La funcionaria federal explicó que desde el mes citado solicitaron listas de precios a tiendas departamentales, empresas transportistas, comercios, refaccionarias, supermercados y diversos negocios que se han inscrito para participar en el Buen Fin 2018, con el fin de conocerlos para evitar que sean modificados durante el periodo de ofertas.
Cadiñanos informó que durante el Buen Fin personal de la dependencia recorrerá plazas comerciales y comercios por las ciudades para verificar que las ofertas sean reales y no haya engaños al consumidor.
Explicó que esta mecánica de trabajo procura que los desacuerdos que haya entre consumidor y vendedor se solucionen en el lugar de la compra, para evitar trámites engorrosos y aligerar la solución de conflictos.