Disiente Ramos Francia y teme por credibilidad.

59

Ramos Francia puso la voz disidente y votó por elevar la tasa en 25 puntos base a 8 por ciento.

Ernesto Sarabia
 
El subgobernador de Banco de México (Banxico), Manuel Ramos Francia alertó que al considerar el actual esquema de operación de la política monetaria basado en pronósticos, así como los factores que están afectando a la inflación subyacente, el no actuar en consecuencia podría ser muy costoso para la credibilidad del banco central.
 
Según la minuta número 62 de la Junta de Gobierno del Banxico, se decidió dejar sin cambio la tasa de referencia, en 7.75 por ciento en su reunión del 4 de octubre pasado pese a que el balance de riesgos para la trayectoria esperada de la inflación mantiene un sesgo al alza.
 
Ramos Francia puso la voz disidente y votó por elevar la tasa en 25 puntos base a 8 por ciento. Dado que existe una amplia gama de factores fuera del control de la autoridad monetaria y que en el corto plazo pueden incidir sobre el comportamiento de la inflación, el Banxico estableció un intervalo de variabilidad de más/ menos un punto porcentual alrededor del objetivo referido.
 
Por ya algún tiempo, la inflación enfrenta un panorama complejo, en donde confluyen factores de carácter cíclico y estructural. Lo anterior es evidente al situarse ya por varios años las expectativas de inflación de largo plazo en alrededor de 3.5 por ciento, dijo Ramos Francia.
 
Son varias las razones para ello, pero todas potencialmente se reflejan en el nulo crecimiento de la productividad factorial total durante las últimas dos décadas, explicó. La inflación subyacente muestra elevada persistencia por los factores mencionados, lo que aunado a las perspectivas sobre la no subyacente, hace poco probable que se cumpla la previsión actual para la inflación general.
 
Banxico ya ha cambiado recientemente en repetidas ocasiones su estimación sobre el horizonte de convergencia de la inflación general a su meta.