Inicia fiesta poética con versos de Sese

67

“Dejemos que la poesía hable y sea la que nos defienda.”

 
LOURDES ZAMBRANO
AGENCIA REFORMA
 
CIUDAD DE MÉXICO.- Una rara oportunidad en el País, escuchar a un poeta chino, Zhou Sese, leer sus versos en su lengua materna, el mandarín, fue brindada en la 18 Feria Internacional del Libro en el Zócalo (FILZ).
Los asistentes a la carpa Movimiento del 68 atestiguaron la cadencia de golpe con que leyó Sese, distinto al tono reflexivo del español, en el arranque del Festival Internacional de Poesía de la Ciudad de México.
“En mis poemas intento reflejar mi propio sentimiento y el reflejo de la vida cotidiana de los chinos”, explicó el poeta antes de leer.
Los asistentes pudieron escuchar La madre ahogada por flores de loto, Pájaros en el bosque y Mamá, inspirados por la muerte del padre de Sese, la vejez de una mujer y sobre la figura materna.
El último poema lo inspiró su madre, pero también una joven, víctima de trata, que vio en la televisión.
“Cuando extraño a mamá / me vuelvo una niña / una niña sin amparo”, recitó.
La iraní-estadounidense Sholeh Wolpe leyó sus poemas en inglés, idioma en el que escribe; Manuel Cuatle, organizador, los leyó en español.
Su primer poema se lo escribió a su país de acogida, Dear América; luego siguieron unos más inspirados en las noticias sobre el Medio Oriente, y otro, un instante de seducción y buceo.
“Descendemos al abismo de otro mundo / Palestina, Israel, Teherán no significan nada / Mi hija que quiso suicidarse a los 12 años / no significa nada”.
Jaime Labastida, poeta y presidente de la Academia Mexicana de la Lengua, leyó poemas de su libro más reciente, Atmósferas/Negaciones, donde escribió sobre la vejez, pero también sobre la caída de Tenochtitlán.
Las actividades del festival continuarán el resto de la semana dentro de la FILZ.