Lucran con ayuda para Venezuela

57

Detectan desvíos de empresas; envían alimentos de baja calidad.

 
 
Antonio Baranda
La Procuraduría General de la República (PGR) desmanteló una red que se dedicaba a exportar despensas con alimentos de baja calidad de México a Venezuela, que se revendían a sobrecosto en el país sudamericano.
 
Las despensas eran adquiridas y enviadas por empresas que obtenían recursos del programa gubernamental venezolano de Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAPS), que tiene como propósito distribuir entre la población alimentos a precios subsidiados. Israel Lira Salas, titular de la Subprocuraduría Especializada en la Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), indicó que tras ser descubiertas diversas personas físicas y morales involucradas llegaron a un acuerdo reparatorio con la PGR, que es una salida alterna al juicio penal.
 
Explicó que el acuerdo consistió en entregar 3 millones de dólares, equivalentes a unos 56 millones de pesos, al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), para destinarlos a fines humanitarios en América Latina y El Caribe. En conferencia, explicó que la PGR inició la investigación a partir de una denuncia de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaria de Hacienda por presunto lavado de dinero.
 
“Este grupo de empresas y personas físicas, mexicanas y extranjeras, han obtenido recursos desviándonos de sus fines humanitarios para, en cambio, adquirir alimentos y especular comercialmente con ellos, aprovechándose de la carestía humanitaria que aqueja a Venezuela”, abundó.
 
“Ello, mediante tres mecanismos de operación: adquirir productos de baja calidad; exportarlos a Venezuela con sobreprecio; y a través de los CLAPS, revenderlos a la población venezolana en un valor 112 por ciento mayor al costo real”.
 
Lira indicó que durante la investigación se localizaron mil 300 contenedores marítimos en territorio mexicano, con aproximadamente un millón 800 mil despensas, cuyo transporte a Venezuela fue permitido por tratarse de productos perecederos. Cinco de los operadores de esta red fueron identificados como Álvaro, Emmanuel, Santiago, Andrés y Alex; según el subprocurador, este último está aparentemente relacionado con autoridades del Gobierno de Venezuela.
 
Luis Alfonso de Alba, subsecretario de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe, reveló que se habían presentado denuncias por la muy baja calidad de los alimentos, en particular de la leche. Subrayó que no es una investigación exclusiva de México, ya que también se han desarrollado indagatorias paralelas en otros países como Colombia y miembros del denominado Grupo de Lima, que se conformó para encontrar salidas a la crisis en Venezuela.