Reconocen ‘error’; no hallan cadáver

91

Publicará Turquía resultados de investigación sobre el crimen.
 
 
RIAD.- La diplomacia de Arabia Saudí pasó a la ofensiva. Tras el silencio que mantenía desde la desaparición de Jamal Khashoggi dentro del consulado en Estambul el pasado día 2 de octubre, el Ministro de Asuntos Exteriores del reino, Adel al Jubeir, ha dado la cara.
 
El asesinato del periodista, que por primera vez admite Arabia, fue “un tremendo error”, declaró ayer en una entrevista con la cadena Fox. Su intervención parece un intento desesperado de salir del embrollo después de que la explicación oficial sobre lo ocurrido ese fatídico día en la legación diplomática saudí no haya resultado muy convincente.
 
Aunque el Ministro dice no saber cómo murió Khashoggi, la última versión saudita aseguraba que se asfixió durante una pelea cuando quienes intentaban hacerle regresar a su país trataron de contener sus gritos. “Fue asesinado en el consulado. No sabemos los detalles de cómo fue.
 
No sabemos dóndeestá el cuerpo”, afirmó Al Jubeir, quien añadió que los implicados intentaron encubrir la muerte al Gobierno.
 
“Estamos decididos a levantar hasta la última piedra… Estamos decididos a castigar a quienes sean responsables de este asesinato”, destacó en una de las declaraciones más relevantes de las autoridades saudíes desde la desaparición.
 
Hasta ahora, tanto los comunicados oficiales como las filtraciones utilizaban la pasiva para dar a entender o bien un accidente, o bien una situación que se había ido de las manos.
 
En este nuevo capítulo de la triste saga, Riad filtró nuevos detalles del caso que a menudo menudo contradicen informaciones anteriores y comprometen aún más su credibilidad. Así es como se ha difundido la versión de la muerte por asfixia, según un funcionario saudí conocedor de la investigación, después de que Khashoggi rechazara volver a Arabia Saudí voluntariamente y empezara a gritar, informó El País.
 
El nuevo relato cambia la pelea en la que inicialmente se dijo que se enzarzó el periodista por un forcejeo, aunque una primera versión de los hechos hablaba de una riña a puñetazos. En un texto más extenso que explicaba el anterior, ya sólo hablaba de pelea y, en un tuit del Ministerio de Exteriores se dice que llegaron a las manos.
 
Respecto al cadáver, la fuente sigue negando que fue descuartizado, a pesar de la insistencia de las fuentes turcas que registraron el consulado y buscaron el cuerpo a las afueras de la ciudad. Éstas señalaron directamente al Príncipe Heredero, Mohamed bin Salman, como culpable de la muerte.
 
Al respecto, el Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que mañana presentará ante el Parlamento los resultados de la investigación que llevaron a cabo las autoridades del país y que, al parecer, muestran un desenlace de la historia muy diferente.
 
“Esto (la muerte) debe explicarse con todos los detalles”, sentenció el Mandatario.