Vulneran frontera

47

Alcanzan Tapachula en su ruta al norte; piden PF y Migración acercarse a albergues.
 
Édgar Hernández/Reforma
TAPACHULA.- La caravana migrante de centroamericanos aprovechó la porosidad de la frontera e ingresó al País de manera ilegal a través del río Suchiate.
 
Anoche, miles de integrantes de la caravana –hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y nicaragüenses– descansaban en los parques de esta ciudad. La gran mayoría rechazó la oferta de la Policía Federal de ser llevados al albergue en las instalaciones de la Feria Internacional de Tapachula, donde hay casas de campaña, cocina, brigadas médicas, baños y víveres.
 
Desde el viernes, más de 5 mil personas ingresaron al País en balsas hechas de tablones y neumáticos. Una vez reagrupados, ayer avanzaron unos 35 kilómetros, de Suchiate a Tapachula, bajo un sol intenso, a 33 grados centígrados.
 
Cientos de agentes de la PF resguardaron el avance de la caravana y, aunque ofrecieron no impedirles el paso, en al menos dos momentos formaron vallas como si intentaran contenerlos. Además, un helicóptero de la corporación sobrevoló a poca altura.
 
Cuando entraron a Tapachula, vecinos se acercaron en camionetas para darles agua, refrescos, tortas, tamales, papel higiénico, pañales y leche en polvo para bebés. Denis Omar Contreras, uno de los organizadores de la caravana, dijo que esperarán a que lleguen más migrantes para definir el siguiente paso, como lo han hecho en cada escala desde que salieron de San Pedro Sula, Honduras, el 13 de octubre.
 
Incluso, advirtió que analizarán la oferta que les dio el Gobierno mexicano para brindarles asilo político. “Nos ofrecen documentos, pero nos llevan en autobús y nos encierran por tiempo indefinido. Muchos necesitamos refugio, pero lo que hace México es engañarnos”, acusó Contreras.
 
Gobernación informó anoche que ha recibido mil 28 solicitudes de refugio de migrantes que ingresaron a México por el punto fronterizo de Ciudad Hidalgo. En tanto, Mike Pompeo, Secretario de Estado de EU, confió en que las autoridades mexicanas repatriarán a quienes hayan ingresado de forma ilegal y que procesarán las solicitudes de asilo de acuerdo con la ley mexicana.