Duda CNC de mejoría con cultivo de cannabis

“Dentro de lo estrictamente legal, ese es un tema que deberá analizarse”.

 
 
EUGENIO PACHECO
CHETUMAL, Q. ROO. Aunque proceda la legalización de la mariguana o de la amapola en el país, las organizaciones campesinas no tienen interés en cultivarlas, principalmente porque no hay antecedentes o informaciòn sobre los beneficios que traería al sector, afirmó el diputado federal Ismael Hernández Deras, dirigente de la Confederación Nacional Campesina (CNC).
 
“No es un tema que nuestra organización esté promoviendo o abanderando”, enfatizó el legislador aun cuando muy probablemente en la Cámara de Diputados habrá un significativo debate sobre los impactos que se tendrían con la posible legalización de alguno de estos enervantes.
 
Por el contrario, el líder campesino exhortó a todos los actores políticos interesados a valorar previamente las “huellas” que esto dejaría en la sociedad, los beneficios económicos, los escenarios que se van a plantear en el campo mexicano, lo que dejará negativa o positivamente al medio rural de cada estado.
 
Así como también revisar y determinar si existen condiciones culturales, económicas y sociales para manejar el uso de drogas, aun cuando sean sólo con fines médicos, dentro de la sociedad mexicana, en sus diversos niveles sociales.
 
“Necesitamos un estudio de los expertos en la materia para que opinen y ofrecezcan  elementos que le permitan en su momento a los legisladores federales tomar una decisión sobre aceptarla, con qué restricciones o rechazarla también, y por qué y con qué fundamentos se rechazaría la posibilidad de la utilización de marihuana para usos estrictamente medicinales”, precisó.
 
“Dentro de lo estrictamente legal, ese es un tema que deberá analizarse sin duda utilizando los procesos y ejercicios que ya sucedieron en otras partes del mundo, para conocer de fondo, en qué les impactó positivamente a la sociedad y cuáles son los beneficios en general para la sociedad, porque nosotros como trabajadores del campo no tenemos ni un interés de cultivarlo”, aseguró.
 
En contraste el dirigente estatal de la organización campesina, Alfredo Ramos Tescum, se pronunció por trabajar el tema con regulación y tener mayor información sobre las superficies que se deben cultivar, así como las garantías de seguridad para los campesinos y dueños de las tierras que acepten trabajar en el cultivo con fines medicinales.