Disparará inflación desabasto de gas

Son insuficientes los 100 millones de metros cúbicos ofrecidos.

 
 
Alejandro Castro / Luces
CANCÚN, Q.ROO.- La promesa de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el sentido de que está garantizado el abasto de gas natural para el sureste mexicano durante el mes de noviembre, no tranquilizó al sector comercio de Quintana Roo cuyos afiliados temen una escalada de precios en el cobro de la electricidad que provocará mayor inflación y el cierre de empresas.
 
El dato que los mantiene alerta, fue la cifra de 100 millones de pies cúbicos de gas que Pemex se comprometió suministrar diariamente para el próximo mes, cuando la demanda de gas natural únicamente para la industria en la región oscila entre 140 y 170 millones de pies cúbicos diarios.
 
Ante el grave desabasto que se avecina, el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), José Manuel López Campos, explicó que los establecimientos se verán obligados a consumir otros combustibles alternos, como el gas licuado, que es 500 por ciento más caro.
 
Y el uso de gas licuado, combustóleo o diesel, en lugar de gas natural, encarece los costos de producción de las empresas dejándolas fuera de la competencia, con el consiguiente riesgo de que muchas de ellas cierren sus puertas, advirtió.
 
El líder empresarial anticipó que como consecuencia de la falta de suministros adecuados de gas natural, encarecerá la generación de fluido eléctrico, ya que el combustible más barato para las termoeléctricas es el gas natural, además de que es el más limpio desde el punto de vista ecológico. De ahí que el incremento en el precio de los energéticos usado por las empresas en sus procesos de producción generará mayor inflación, impactando el poder adquisitivo de la población al cierre de 2018.
 
El dirigente de la Concanaco Servytur apuntó que, de mantenerse el desabasto de gas natural en noviembre, será un problema con el que iniciará el nuevo Gobierno federal, que encabezará Andrés Manuel López Obrador, con Rocío Nahle al frente de la Secretaría de Energía, Octavio Romero en Pemex y Manuel Bartlet a cargo de la Comisión Federal de Electricidad.
 
“Hay un tema político, porque cambia el gobierno federal en diciembre y en ese mes se reflejará la facturación del costo de los combustibles de noviembre; desearíamos una solución alternativa que puede ser por la vía de los subsidios de la Secretaría de Hacienda, porqué reflejar el costo del gas licuado incrementará el costo de la electricidad”, subrayó.
 
En su opinión, la presente administración de Enrique Peña Nieto no sólo traslada el problema de la falta de gas al siguiente gobierno, sino también los problemas de las tarifas eléctricas, el aumento de los costos de producción y la reducción de la competitividad de las empresas, por lo que, a nombre del sector privado, pidió que se resuelva en el corto plazo.
 
La solución del problema a mediano plazo, enfatizó, se ubica en la terminación del ducto marino del Golfo de México que conecta a Texas con Tuxpan y Zempoala, Veracruz, así como la terminación de un tramo en Tula, Hidalgo, que también lleva gas natural al Norte del país.
 
“Para 2019, se espera contar con abasto de gas natural de Texas, a través del ducto submarino, para concluir su construcción en enero; además, actualmente hay nueve plantas generadoras de energía eólica y varias granjas solares en proceso de construcción que generarán mayor energía a menor costo”, precisó.
 
Por último, refiriò que la energía de menor costo ya representa 15 por ciento en plantas de la iniciativa privada y se espera que para 2030 llegue a 30 por ciento, porque constituyen una alternativa para reducir el costo de la electricidad en el país.