NIDO DE VÍBORAS

79

El Hoyo Negro del Bienestar, una de tantas herencias que nos dejaron Betito Borge y su pandilla, continuará su travesía.

POR: ALBERTO CHUC/LUCES DEL SIGLO

 
DE ACUERDO con Stephen Hawking, los hoyos negros son prácticamente indestructibles y absorben toda la materia a su alrededor, incluida la luz, lo que los convierte en una amenaza terrible para el vecindario, pero también en una hermosa demostración de poder.
 
PERO NO hace falta mirar hacia las estrellas para maravillarnos de su potencia, porque tenemos uno aquí mismito en Cancún, escondido a la vista de todos con la forma del Auditorio del Bienestar.
 
PORQUE DESDE que comenzó su periplo años atrás, el mentado inmueble ha succionado millones y millones y millones y millones de pesos: 244 para ser exactos; a los cuales parece habrá que sumar otros 160 milloncitos para completarlo y hacerlo funcional.
 
O AL menos esa es la cifra que maneja la autoridad estatal para ponerlo a punto de una buena vez y tratar de que sirva para algo, ya que su propósito original de ser circo multiusos no se ha cumplido.
 
CLARO QUE no es cosa de meterle dinero y ya, sino que hay un paso previo que incluye revisarle el esqueleto al edificio para ver si todavía aguanta y si sí, entonces invertirle lana de todos vía impuestos y luego ofrecerlo a algún valiente empresario que pueda sacarle algún provecho.
 
EN OTRAS palabras, no hay que entusiasmarse mucho.
 
MIENTRAS TANTO, el Hoyo Negro del Bienestar, una de tantas herencias que nos dejaron Betito Borge y su pandilla, continuará su travesía insaciable en la que no hay billetiza que satisfaga su hambre infinita. (Aunque, según el físico inglés que citábamos al principio, los hoyos negros terminan por consumirse a sí mismos; ya veremos.)
 
EL LÍDER de la Confederación Nacional Campesina, Ismael Hernández Deras, lanzó el órdago: si el PRI no se pone las pilas y los “valora”, le darán sus votos a otro partido que sí comulgue con sus ideas y que respete su lealtad de años.
 
Y ES que de acuerdo con el líder campesino, ellos se han portado requetebién con el tricolor, al que han aportado votos y gente en sus mítines en innumerables ocasiones, pero el trato no ha sido recíproco, pues constantemente se han visto marginados a la hora de hacer justicia revolucionaria.
 
Y COMO ya se cansaron del ninguneo, pos ya andan coqueteando con otras siglas y otros colores. En concreto, ¿qué es lo que piden? Hasta eso, no mucho: diputaciones y regidurías como pago a sus servicios.
 
ASÍ LAS cosas, al otrora poderoso PRI no sólo le crecen las deudas sino también las insurrecciones de sus antes incondicionales súbditos. Es como se dice por ahí, al perro más sarnoso se le amontonan las pulgas…