Acusan contaminación auditiva en Pto. Juárez

60

Vecinos y prestadores de servicios de la zona se quejan del ruido y oleaje que provocan diversas embarcaciones, sobre todo las de la naviera Naveganto.

POR: SERGIO GUZMÁN/
LUCES DEL SIGLO

CANCÚN, Q. ROO.- La contaminación por ruido en Puerto Juárez ha elevado su nivel de forma considerable, al grado que el tema ya se encuentra sobre la mesa en las reuniones del comité operativo de la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo) para buscar una solución.
 
La delegada de la Apiqroo en Puerto Juárez, Salomé Cen Dzul, dio a conocer que hay demasiadas quejas por parte de vecinos, cooperativistas pesqueros y restauranteros de la región por las molestias auditivas y el fuerte oleaje que causan las embarcaciones al llegar al muelle, situaciones que ya se evalúan al interior del organismo estatal.
 
Cen Dzul detalló que problemas como el ruido, la afectación a terceros y el tema ambiental son muy vigilados por la Apiqroo, que mantiene una constante comunicación con la sociedad, en este caso los vecinos y prestadores de servicios turísticos.
 
“Al final de cuentas, la sociedad es la que sufre de primera mano las consecuencias del ruido y el oleaje. Ya corresponde a la autoridad poner orden”, expresó la delegada.
 
Las molestias de la gente de Puerto Juárez son principalmente en contra de las navieras Marinsa y Naveganto, de las cuales sólo una ha atendido las quejas.
 
“Marinsa actuó como una empresa responsable, su directora se acercó con nosotros a raíz de todos los comunicados, quejas y cartas que hemos estado enviando a las autoridades, nos ofreció que retirarían el barco del que más quejas había, y cumplió”, indicó Inna Germán Gómez, presidenta del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Caribe.
 
En cambio, la otra empresa, Naveganto, “no ha hecho caso, a pesar de que se enviaron varias cartas y de que hemos estado insistiendo sobre el tema, porque es una contaminación auditiva muy fuerte”, agregó la dirigente de los empresarios.
 
Dicha situación afecta la imagen de la zona y se convierte en un obstáculo para atraer más inversiones, consideró Inna Germán.
 
“Tanto las autoridades como las agrupaciones empresariales trabajamos para atraer capitales, pero queremos inversiones de calidad para atender las necesidades tanto de quintanarroenses como de visitantes, no un servicio que contamina y que tampoco está a la altura de uno de los tres Pueblos Mágicos de Quintana Roo, como es Isla Mujeres.
 
“No podemos atraer inversiones millonarias cuando hay una embarcación que genera tanto ruido y cimbra las estructuras de los edificios y departamentos”, lamentó.