Es porosa frontera sur

64

Lo regresaron a la balsa.

 
Jorge Ricardo/Reforma
CIUDAD HIDALGO, CHIAPAS.- El cruce ilegal por la frontera sur, entre Guatemala y México, es cosa de todos los días.
 
A una semana de que miles de centroamericanos atravesaron el Río Suchiate, autoridades federales conminan a nuevos grupos de migrantes a no atravesar el afluente, aunque no pueden evitarlo.
 
El ir y venir de “cámaras”, como se conoce a las balsas hechas con cámaras de tractor, con personas y mercancías a bordo, por hasta 5 quetzales (12 pesos), no cesa ni en la noche.
 
Desde la aduana mexicana, sobre el Puente Internacional Rodolfo Robles, cerrada desde el 19 de octubre, se observan siete puntos de ingreso ilegal sobre el Suchiate: El Coyote, Palenque, Limón, Los Rojos, Cascajo y Hamacas.
 
La Marina colocó una base junto a los puntos de descarga, y los “camareros”, como se conoce a los conductores de las balsas, informan a quienes van hacia Mexico que les podrían pedir papeles.
 
Desde una bocina se repite una advertencia: “No use las balsas para cruzar porque es ilegal. Las personas que ingresen de forma irregular y sin orden serán deportadas”.
 
Pero eso no detiene a las balsas. El fin de semana, en una “cámara”, el único asustado era un salvadoreño sin documentos. La balsa atracó justo donde había un grupo de policías.
 
Lo regresaron a la balsa. Se quedó ahí un momento y luego el “camarero” lo dejó cien metros más arriba. Más tarde, apareció en el jardín de Ciudad Hidalgo, ya de lado mexicano. Y como él, decenas, todos los días.