Predomina en Q. Roo deterioro comunitario

47

El desorden que por decenios ha observado su crecimiento urbano.

 
 
 
ALEJANDRO CASTRO / LUCES
CANCÚN, Q.ROO.- El desorden que por decenios ha observado su crecimiento urbano, coloca hoy a Quintana Roo entre las entidades que concentran la peor calidad comunitaria en el país, junto con el Estado de México, Ciudad de México, Morelos, Puebla, Tlaxcala, Guerrero, Tabasco, Campeche.
 
Según el Diagnóstico del Derecho a la Vivienda Digna y Decorosa 2018, dicho deterioro comunitario se alcanza cuando se conjugan los más altos porcentajes de conflictos vecinales con una la elevada insatisfacción con la vivienda, así como con amplios niveles de percepción y prácticas de inseguridad en el entorno inmediato.
 
El estudio que realiza el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) detalla que Quintana Roo es uno de los tres estados del país con mayor problema de hacinamiento en los hogares, pues el 14.9 por ciento de las viviendas particulares se encuentran en estas condiciones, es decir, que ocupan más de 2.5 personas cada habitación.
 
Con base en datos de la Encuesta Nacional de Vivienda (Envi), Coneval señala que en el estado del Caribe mexicano el 77 por ciento de las viviendas son construidas por cuenta propia, muchas veces sin planos arquitectónicos ni estudios de suelo.
 
“Este fenómeno (autoproducción de la vivienda) presumiblemente representa una alternativa para hacerse de una vivienda, ante la baja cobertura del mercado formal de vivienda y el poco o nulo grado de penetración de créditos públicos y privados, así como de subsidios entre la población ubicada entre los deciles económicos menos favorecidos”, señala el Coneval.
 
Quintana Roo también destaca entre las entidades del país con más carencias de equipamiento para el desarrollo comunitario, recreativo y cultural, es decir, todos aquellos espacios destinados a las actividades de esparcimiento, arte, cultura e intercambio de saberes entre los miembros de la comunidad. Para demostrarlo, el estudio indica que en el estado hay sólo un centro recreativo por cada 100 mil habitantes, muy por debajo de la media nacional, mientras que en entidades como Colima Oaxaca y Yucatán hay hasta 11 centros por cada 100 mil personas.
 
Asimismo, el Diagnóstico detalla que en el 33.8 por ciento de las viviendas de Quintana Roo habita al menos una persona que habla alguna lengua indígena. En Yucatán y Oaxaca la cifra supera el 50 por ciento de los hogares.
 
Respecto a la desconfianza vecinal, el estado tiene el segundo peor nivel del país, pues se estima que el 39.3 por ciento de los pobladores no siente confianza hacia los habitantes más cercanos a su domicilio.