Vence Jair Bolsonaro en elecciones brasileñas.

66

Afirma ganador que su Gobierno será constitucional y democrático.

REFORMA / STAFF
SAO PAULO.- El ultraderechista Jair Bolsonaro, un ex militar de 63 años nostálgico de la dictadura, ha dejado claro desde el primer instante que comienza una nueva era en Brasil.
 
Inmediatamente después de ganar ayer con un contundente 55 por ciento frente al 44 por ciento de Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores y sucesor del ex Presidente Luiz Inácio Lula de Silva, Bolsonaro se dirigió a sus compatriotas por Facebook, rezó con su familia y compareció en televisión sin mencionar a su adversario.
 
Concluyó una campaña marcada por la tensión, la desinformación en las redes sociales y, sobre todo, por las actitudes antidemocráticas de Bolsonaro.
 
Sus amenazas de autoritarismo y diatribas homófobas y misóginas, además de sus iniciativas medioambientales que ponen en peligro el Amazonas, abocan al mayor país de América Latina a la incertidumbre y refuerzan el auge de la ultraderecha.
 
“Todos juntos vamos a cambiar el destino de Brasil. No podemos seguir coqueteando con el socialismo, con el comunismo, el populismo o el extremismo de izquierda”, dijo a sus más de 8 millones de seguidores.
 
“Brasil dejará de estar apartado, recuperaremos el respeto internacional. Buscaremos tener relaciones internacionales sin sesgo ideológico”, añadió. El futuro Presidente aseguró, ya ante la televisión, que su Gobierno será “constitucional y democrático”.
 
Sin embargo, gobernar no le resultará tan fácil y tendrá que afrontar, además de una economía renqueante, un Congreso indomable de 30 partidos encabezados por el grupo del PT, con 57 diputados, y el del Partido Social Liberal (PSL), de Bolsonaro, con 52, aunque éste tiene más probabilidades de conseguir aliados que pueden hacer la tarea un poco más fácil.
 
Su rival, Fernando Haddad, siempre en segundo plano en esta tensa, polarizada, y violenta campaña, pese a ir recortando la ventaja, no ha logrado atraer a suficientes brasileños a su planteamiento de que esta era una elección entre dictadura y democracia.
 
“Hay muchas personas con miedo y angustiadas en los últimos días. No tenemos miedo. Estamos aquí con las manos unidas y con coraje”, afirmó tras la derrota.
 
La declaración hecha por el presidente del Supremo da también idea del terreno en el que se ha movido esta elección. “Hay que garantizar la pluralidad política y respetar la oposición que se formará”, declaró el juez Dias Toffoli, tras recordar que el Mandatario electo tendrá que respetar las instituciones, la democracia y el Poder Judicial.
 
Sin embargo, para muchos brasileños desencantados y ansiosos de un cambio profundo, Bolsonaro es un regalo caído del cielo. Es más o menos lo que le ocurrió a Patricia Miranda, de 46 años. “Le pedí a Dios que mandase un candidato.
 
Y Bolsonaro llegó en el Facebook”. El ultraderechista se convirtió en un fenómeno político siguiendo el libreto nacionalpopulista ultraconservador resumido en su lema “Brasil por encima de todo, Dios por encima de todos”.