NIDO DE VÍBORAS

76

-NO, QUÉ playa ni qué ocho cuartos, voy a ver la estación del tren, ¡ai’ te mando fotos!

 

POR: ALBERTO CHUC/LUCES DEL SIGLO

¡BIENVENIDOS A un día más en el País de las Consultas, donde las decisiones se toman en manada aunque no entiendan nada!
 
PORQUE POR muy democrática o no, amañada o no, legal o ilegal que haya podido ser la consulta pública respecto al aeropuerto en Texcoco a Santa Lucía, el tema no es el aeropuerto en sí. Nadie duda que se necesita un nuevo aeropuerto, tampoco de la importancia de un proyecto así para que México siga siendo competitivo en muchas áreas.
 
NO, LO que ocurre es una simple y llanera pelea de poder entre dos visiones divergentes, que no opuestas, de cómo conducir el timón del país. Lo que a su vez se inserta en un contexto más amplio en el que las formas de gobierno tienden a recaer más en personas que en sistemas, o más bien, en personas que a su vez intentan ser sistemas, dejando de lado las anteriores categorías de izquierda o derecha.
 
LOS EJEMPLOS: Trump en Estados Unidos, Chávez en Venezuela, Bolsonaro en Brasil, los Kirchner en Argentina y ahora López Obrador en México. Lo que en sí no es necesariamente malo, sino tan sólo una oscilación pendular que al rato veremos desplazarse al otro extremo.
 
VOLVIENDO AL aeropuerto, ¿qué va a pasar con él? Bueno, el nerviosismo de empresarios ante su posible cancelación o reconducción es normal, lo mismo que todos los vaivenes económicos en Bolsas y demás. El pleito seguirá por largo rato todavía.
 
¿ANTECEDENTES? PUES fíjese que sí, hay uno. En el lejano siglo 19 la construcción del ferrocarril entre México y Veracruz fue un asunto de debate nacional que fue aprovechado por un tal Porfirio Díaz para tirar bala en contra del gobierno e iniciar su camino hacia el poder. Y ya sabemos cómo terminó eso…
 
***
Y YA que hablamos de obras de relumbrón, el Tren Maya promete traer no sólo pasajeros sino también edificios bonitos y elegantes, de esos que se quedan en la memoria de las personas al grado que regresan una y otra vez para verlos, fotografiarlos y contar a todos que estuvieron allí.
 
ES LO que pasa, por ejemplo, con la torre Eiffel parisina, el Empire State neoyorquino y el Cristo Redentor de Rio; pues bien, algo así quieren hacerle con las estaciones del tren en Cancún, Playa del Carmen y Tulum, que sean tan emblemáticas, poderosas y evocativas que incluso hasta compitan con el destino mismo.
 
-ME VOY de viaje a Cancún.
 
-¿A LA playa?
-NO, QUÉ playa ni qué ocho cuartos, voy a ver la estación del tren, ¡ai’ te mando fotos!
 
TAN AMBICIOSA idea, dada a conocer por el diputado Luis Alegre Salazar, presidente de la Comisión de Turismo en el Congreso de la Unión, busca dar al proyecto ferroviario todavía más relevancia de la que ya de por sí tiene.
 
AUNQUE, A vista de ciertos sucesos recientes, habrá que estar atentos, no vaya a ser que a media obra se organice una consulta para ver si se sigue adelante o mejor dejamos que a la estación se la lleve el tren…
***
APROVECHANDO QUE estamos en la Era de las Consultas, ¿por qué no hacer una acerca del horario en Quintana Roo? Porque no importa cuánto tiempo haya pasado desde su implantación, el horario que nos rige continúa siendo origen de molestias y quejas muchas entre la gente.
 
Y ESO que hace no mucho que nos volvieron a cambiar la jugada, ya que teníamos el mismo huso que el centro del país, pero ahora son los demás los que atrasan o adelantan el reloj mientras nosotros seguimos como si nada.
 
NO OBSTANTE lo cual algunas gentes se siguen quejando y piden… quién sabe qué piden, porque si regresamos a la adelantadera o atrasadera de relojes de nueva cuenta se quejarán y así. Total, que no están contentos con nada.
 
MEJOR TRATEMOS de aprovechar el tiempo y dejemos de observar las manecillas, que una hora más o una hora menos serán de provecho sólo si las utilizamos lo mejor que podamos.