Ven uso electoral de tropas en EU

56

Afirman que acción contra caravana busca animar a conservadores.

 
JOSÉ DÍAZ BRISEÑO CORRESPONSAL
WASHINGTON.- La decisión sin precedentes de la Administración de Donald Trump de desplegar tropas en activo para labores de apoyo en la frontera fue calificada por sus críticos como una acción electoral a una semana de las elecciones legislativas en Estados Unidos.
 
Presentada como una iniciativa para contener una eventual llegada de la caravana de migrantes que cruza México, el plan de enviar 5 mil 200 efectivos de nueve distintas unidades de las Fuerzas Armadas sería para algunos una forma de animar a la base conservadora.
 
“Justo antes de las elecciones, el Presidente Trump ha escogido forzar a los militares en hacer avanzar su agenda de miedo y división”, dijo Shaw Drake, abogado del Centro de Derechos de la Frontera de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés).
 
La Ley Posse Comitatus de 1878 prohíbe que las Fuerzas Armadas sean utilizadas en operaciones de seguridad interna, aunque éstas estarían ahora centradas en labores de apoyo logístico para la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés).
 
“Ésta es una operación de aplicación de la ley desde la perspectiva de CBP. Y hacemos alianzas con el Departamento de Defensa todo el tiempo”, contestó ayer el Comisionado de la Oficina, Kevin K. McAleenan.
 
Durante su presentación ayer en el Pentágono, la medida fue justificada como una solicitud del Departamento de Seguridad Interna al Pentágono e incluirá también el despliegue de diversa infraestructura de aviación.
 
Sin embargo, con la caravana a más de mil 400 kilómetros de la frontera, los críticos aseguran que no existe una amenaza inminente que justifique un despliegue de tropas en activo de tal magnitud.
 
En una zona de conflicto como Siria, el Pentágono sólo tiene unos 2 mil elementos. “El despliegue de tropas a la frontera por parte del Presidente Trump es un claro mal uso de las fuerzas militares.
 
No hay una crisis legítima de seguridad nacional en la frontera”, rebatió Mike Breen, el presidente de Human Rights First, un grupo de protección a migrantes.
 
Según el Pentágono, el despliegue incluirá tres batallones de ingenieros de combate, así como varias unidades de Policía Militar que estarían especializadas en tratamiento médico, transporte aéreo y terrestre, además de helicópteros Blackhawk y aviones C-130 y C-17.
 
“Tenemos 800 soldados en camino a Texas en este momento. Van a continuar su entrenamiento y van a ser desplegados para ser utilizados en la frontera”, confirmó el General Terrence J. O’Shaughnessy, jefe del Comando Norte del Pentágono.