Clausura Profepa desarrollo hotelero en Yum Balam

55

Los ecosistemas costeros son de los más productivos, pero también los más amenazados en el mundo.

 

SERGIO GUZMÁN

CANCÚN, Q. ROO.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró ayer la construcción de un desarrollo hotelero localizado dentro del Área Natural Protegida conocida como Yum Balam, en la isla de Holbox.
 
Este procedimiento de clausura se dio tras una inspección que realizó personal de la Profepa al predio donde se llevaba a cabo la obra, sobre una superficie de 631 metros cuadrados.
 
Inspectores de la dependencia federal constataron que en ese terreno dentro del Área de Protección de Flora y Fauna se hacían los trabajos de preparación en el sitio, consistentes en excavaciones de un metro de profundidad para cimentación de obras.
 
“Las áreas donde se realizaron las excavaciones fueron desprovistas de su vegetación natural, cuyos restos se observaron en el suelo producto de la excavación, vegetación representada principalmente por zacate y lirio de playa (Hymenocallis littoralis), además de uva de mar (Coccolova uvifera).
 
“El predio inspeccionado se encuentra aproximadamente a 50 metros de la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat) y el Mar Caribe, y a 40 metros del humedal costero con presencia de manglar”, informó la Profepa.
 
La clausura total de los trabajos y actividades inspeccionadas se concluyó luego de que los encargados del complejo hotelero en ciernes no presentaron ningún documento oficial relativo a la autorización en materia de impacto ambiental, para llevar a cabo desarrollos inmobiliarios en ecosistemas costeros y dentro de un Área Natural Protegida, que para tal efecto otorga la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).
 
“Los ecosistemas costeros son de los más productivos, pero también los más amenazados en el mundo; proporcionan diversas funciones y servicios ambientales, entre ellos estabilidad y protección a la propia zona costera, son fuente de alimentos a través de las pesquerías, de productos farmacéuticos, regulación del clima y recreación; son refugio y área de alimentación para muchas especies de crustáceos, moluscos, peces y aves, algunas de interés comercial; constituyen corredores biológicos que dan continuidad a los ecosistemas, por lo que actividades como las inspeccionadas pueden causar un daño o deterioro grave a los recursos naturales.
 
“Con estas acciones, la Profepa fortalece su compromiso de garantizar la conservación, protección y el cuidado del medio ambiente mediante las realización de actividades de inspección y vigilancia para verificar el cumplimiento de la normatividad ambiental aplicable”, señaló el órgano desconcentrado de la Semarnat.