Prevén por NAIM disputas legales

69

Señalan abogados que cancelar obra es equiparable a una expropiación.

 
La próxima Administración deberá hacer frente a los pagos que podrían derivar de las demandas arbitrales por parte de inversionistas, hechas al amparo de los Acuerdos para la Promoción y la Protección Recíproca de las Inversiones (APPRIs), debido a la cancelación del NAIM, señalaron abogados.
 
Lo anterior, además de las cláusulas que contienen los tratados comerciales a los que pertenece el País. Los diferentes tratados comerciales son más amplios e integran temas de diversas materias como las compras de Gobierno, la propiedad intelectual, aspectos financieros, entre otros.
 
Los APPRIs son exclusivos de la protección a inversiones en el extranjero, explicó Luis Felipe Aguilar, socio del despacho de abogados Aguilar y Loera.
 
Agregó que son de corte binacional, es decir, sólo entre México y otra nación, además de que la protección es recíproca, esto es, las defensas o beneficios que se otorga a un país, serán los mismos para el otro que integra ese APPRI.
 
Aguilar dijo que la cancelación del NIAM es equiparable a una expropiación y por lo tanto debe existir una indemnización de acuerdo a los estándares previstos en los APPRIs.
 
También se reclamaría el monto que las empresas dejen de percibir por el proyecto de inversión, detalló el especialista. Cuando los accionistas o socios son extranjeros, pueden solicitar la protección a sus respectivos Gobiernos.
 
“Aunque sean empresas mexicanas, si tienen en su capital social participación extranjera, esos inversionistas invocan la protección de su país para demandar al Gobierno mexicano”, manifestó Aguilar.
 
Una de las empresas extranjeras que participan en la construcción de NAIM es la española Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), en la que es accionista mayoritario Carlos Slim.
 
Al mismo tiempo, México cuenta con un APPRI con dicho país, pues su decreto fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 19 de mayo de 2008, el cual en realidad es una renovación del APPRI que se suscribió con España en 1996, de acuerdo con información de la Secretaría de Economía.
 
De los casos en los que las naciones han acudido a los APPRIs para defenderse de México, el País perdió dos con España.
 
El más reciente fue en 2013 que demandó Abengoa y Cofides, por lo que México se comprometió a pagar una indemnización de 491 millones 809 mil pesos mexicanos, además de los intereses, dio a conocer Aguilar con datos del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).