Rechazan en Pittsburgh visita de Trump

60

El Mandatario no dio marcha atrás y llegó acompañado de su esposa.

 
Staff Reforma
PITTSBURGH.- Fue una de las visitas más incómodas para Donald Trump.
 
El Presidente acudió ayer a la sinagoga El Árbol de la Vida tras el tiroteo del pasado sábado que dejó 11 muertos para presentar sus condolencias, a pesar de que los residentes manifestaron opiniones encontradas sobre su presencia debido a la retórica del Mandatario, que consideran como divisoria.
 
La familia de unas las víctimas le pidió que no fuera mientras está de luto, y el Alcalde, Bill Peduto, se unió a la petición, así como varias organizaciones judías que notificaron que no será bienvenido hasta que no denuncie la ideología del “nacionalismo blanco”.
 
Sin embargo, el Mandatario no dio marcha atrás y llegó acompañado de su esposa, Melania, su hija, Ivanka y su yerno, Jared Kushner.
 
A pocas calles del centro religioso atacado, varios centenares de personas se manifestaron pacíficamente contra la presencia del Presidente en la ciudad. “No al odio.
 
No a las armas. No a Trump”, rezaba una pancarta. “No es bienvenido en nuestra ciudad y nuestro país”, alegaron.
 
Tras la visita a la sinagoga, la comitiva se dirigió a un centro médico, donde están siendo tratados algunos de los seis heridos del tiroteo.
 
“Siempre es positivo que el Presidente le diga a la gente que la Administración en los Estados Unidos está preocupada. Pero creo que necesitaba esperar.
 
La gente todavía está de luto”, dijo Chriz Volz, paciente del doctor Rabinowitz, una de las víctimas mortales del sábado.