Encienden una tradición en Guadalajara

69

Calaverandia es un proyecto gestado por los precursores del videomapping en México: Alteacorp, empresa que apostó por la creación de espectáculos multimedia.

STAFF/
Agencia Reforma

GUADALAJARA, JAL.- El primer parque temático del Día de Muertos que reúne la festividad y tecnología, Calaverandia, está en Guadalajara y ya lo buscan en Estados Unidos.
 
“Lo que queremos es que la gente venga a Guadalajara para que nuestros proyectos se conviertan en proyectos turísticos y que digan desde Guadalajara para el mundo.
 
“Nos han pedido que (Calaverandia) lo hagamos en diferentes lugares antes de verlo. Tal vez el año que entra implementemos un proyecto de estos en Estados Unidos, nos ofrecieron Chicago, Los Ángeles, Houston y Dallas”, comparte Marcos Jiménez, CEO de Alteacorp.
 
Este proyecto fue gestado por los precursores del videomapping en México: Alteacorp, empresa que comenzó como una consultoría de diseño gráfico hace 18 años y apostó por la creación de espectáculos multimedia.
 
La firma ha trabajado para empresas y distintos gobiernos del País, incluso, son los creadores de GDLuz, evento que se realizó por segunda ocasión en la Ciudad y al que este año el Ayuntamiento de Guadalajara aportó 10 millones, de los 26 que costó.
 
“GDLuz fue un proyecto público, éste es un proyecto privado y estamos haciendo otro proyecto en Monterrey que es una mezcla de GDLuz y Calaverandia.
 
“Nuestra aportación a la Ciudad es GDLuz porque hay mucha gente que no tiene acceso a este tipo de proyectos. Hemos tenido quejas de los costos de los boletos, pero como no se sabe el nivel de inversión que hay y desarrollo de tecnología se les hace caro”, dice Jiménez.
 
Para Calaverandia tardaron tres años en concretar el proyecto desde su creación, un año de producción y dos meses de montaje. Un recorrido por el inframundo donde cada quien, con su báculo, encenderá las luces; un cementerio, un altar de muertos de 12 metros de altura, shows multimedia, un espectáculo inmersivo 4D en el lago artificial del parque, paseos en trajineras, música en vivo y gastronomía tapatía son parte de la experiencia. Participan alrededor de 300 personas.
 
Jiménez enfatiza que Calaverandia es una interpretación de la celebración en la que convergen distintas épocas, desde motivos prehispánicos; la historia de Nachito, el niño que descansa en el Panteón de Belén y La Catrina del grabador y caricaturista mexicano José Guadalupe Posada.
 
Calaverandia trabaja en alianza con Bosques Urbanos Guadalajara. Dentro de los patrocinadores está la Oficina de Visitantes y Convenciones de Guadalajara.
 
“En el Día de Muertos le damos vida al parque, el parque estaba muerto por lo de la Línea 3; nosotros hicimos un convenio de rehabilitación del parque y le agradecemos al Gobierno el apoyo de poder utilizar el espacio público, también nos dicen que por qué cobramos en un espacio público, el espacio público se cierra a las 19:00.
 
“La luz es de plantas de luz, son de generadores y son nuestros, Tracsa nos está apoyando muchísimo; Tecnolite nos está apoyando muchísimo con la iluminación, entonces realmente no estamos utilizando absolutamente nada de iluminación del parque”, destaca Jiménez.