Invade Danh Vo Casa Barragán

69

La directora artística de Estancia FEMSA, Eugenia Braniff, aseguró que la casa, construida en 1948, fue un laboratorio en constante cambio durante la vida de Barragán.

POR: ERIKA P. BUCIO
AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Secciones de la Casa Luis Barragán, habitualmente cerradas al público, arreglos florales por casi cada rincón y objetos sacados de las bodegas de conservación o desplazados de su sitio, delatan la mano del artista danés Danh Vo.
 
Para la intervención que da una vista distinta a la casa, como parte de la Estancia FEMSA, el artista acudió a fotografías antiguas, material de archivo de la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán, así como imágenes tomadas por Elizabeth Timberland en 1952. Así fue como el artista dispuso que la escultura de Henry Moore, que recibió como parte del Premio Pritzker, reposara en el suelo y no sobre una repisa.
 
La directora artística de Estancia FEMSA, Eugenia Braniff, aseguró que la casa, construida en 1948, fue un laboratorio en constante cambio durante la vida de Barragán.
 
Danh Vo (Vietnam, 1975), afincado en la Ciudad de México, ideó “gestos sutiles” para la intervención como los arreglos florales. Recurrió a Ana María Albor, ama de llaves del arquitecto durante 60 años, para crearlos.
 
“Barragán decía que el jardín debería estar adentro de la casa y la casa dentro del jardín”, detalló Braniff.
 
El artista incorporó velas, elaboradas por maestros artesanos de Teotitlán, teñidas con grana cochinilla, una técnica prehispánica, que aluden a la fe católica, tan presente en la vida y obra de Barragán. Estas velas sólo se colocaron en el lado este de la casa donde le entran menos los rayos del sol.
 
Todo volverá a su sitio una vez terminada la exhibición, abierta hasta el 13 de enero de 2019, aseguró Catalina Corcuera, directora de la Casa Luis Barragán, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
 
La casa es visitada por 18 mil personas al año.