La música te escoge.- Ricardo Gallardo

65

Un salto repetido no menos de 600 veces, tal es la cantidad de obras en su repertorio, muchas de ellas escritas para Tambuco, con 16 álbumes y cuatro nominaciones al Grammy.

POR: ERIKA P. BUCIO
AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Como unos tiburones que cuando llega una nueva partitura saltan del estanque para devorarla, así describe Ricardo Gallardo a Tambuco, el ensamble de percusiones fundado hace 25 años.
 
Un salto repetido no menos de 600 veces, tal es la cantidad de obras en su repertorio, muchas de ellas escritas para Tambuco, con 16 álbumes y cuatro nominaciones al Grammy.
 
El ensamble, de afán obsesivo de estudio y curiosidad innata, puede jactarse de haber contribuido a ampliar ese repertorio. De 1930 datan las primeras piezas para percusiones en la música de concierto: Rítmicas 5 y 6 de Amadeo Roldán e Ionisation de Edgar Varèse.
 
Una de las piezas recientes es Ekxilo, de Felipe Pérez Santiago, sobre las migraciones y los exilios que se toca con cuatro maletas. Tambuco ha incorporado todo tipo de objetos a su parque instrumental. Al principio, y cuando las políticas de las líneas aéreas aún lo permitían, llegaban a cargar con 300 kilos de instrumentos sin costo extra.
 
“Todo percusionista, al menos los obsesivos de Tambuco desarrollan una curiosidad innata por todo aquello que suena, sea instrumento o no. Nuestro repertorio está lleno de instrumentos y objetos con cualidades sonoras muy atractivas”, dice Gallardo, director artístico del ensamble, nacido de la voluntad por hacer música de cámara de un grupo de amigos que se conocieron desde adolescentes en la Escuela Nacional de Música de la UNAM, ahora Facultad.
 
Ofrecieron su primer concierto en el World Music Days, festival anual organizado por la Sociedad Internacional de Música Contemporánea, y pronto recibieron señales positivas de que el proyecto tenía futuro.
 
Recibieron el impulso de Eduardo Mata, entusiasmado con aquel naciente ensamble que eligió llamarse Tambuco –como la pieza para percusiones de Carlos Chávez, de quien era discípulo.
 
Tambuco ha hecho suya una frase de Mata: “Somos esclavos de la música”.
 
El director de orquesta hizo con Tambuco su última grabación antes del fatídico accidente cuando piloteaba su avión. Como a Mata, a Tambuco le fascina la aviación. Gallardo proviene de una familia de pilotos: padre, hermanos, primos y sobrinos. “(Pero) la música te escoge”, ataja el percusionista.
 
El ensamble formado por Alfredo Bringas, Miguel González y Raúl Tudón celebra 25 años con un concierto en el Palacio de Bellas Artes este sábado a las 19:00 horas, con la pianista Ana Gabriela Fernández como invitada, con obras de Lavista, Ravel, Castillo, Tudón y Gallardo.
 
Será una rara oportunidad de escuchar la armónica de cristal, singular instrumento diseñado por Benjamín Franklin con platones de cristal de diferentes tamaños que giran, utilizado en la obra Músicas de cristal, de Lavista.
 
Después de 25 años, es tiempo de cosecha. Tambuco celebra haber aportado su granito de arena.
 
“Haber permitido que, a través de nosotros, la música se pueda manifestar”.