¡Quiere ahora… a 15 mil militares!

60

Eleva discurso contra caravana a escasos días de las legislativas.

 
 
REFORMA/STAFF
WASHINGTON.- Donald Trump ha convertido su ofensiva contra la caravana migrante en una prioridad política. El Presidente estadounidense anunció ayer que podría mandar hasta 15 mil soldados a la frontera con México para hacer frente a la llegada de miles de centroamericanos que buscan asilo y que está considerada por Trump como una “invasión” al país.
 
“Respecto a la caravana, que es muy peligrosa, nuestros militares están desplegados. Tenemos a 5 mil y puede ascender hasta 10 mil o 15 mil efectivos militares, además de la guardia fronteriza y todos los demás que hay en la frontera. Nadie va a entrar. No vamos a permitir a la gente entrar”, afirmó el Mandatario a los periodistas.
 
En la actualidad, hay 2 mil 100 efectivos de la Guardia nacional desplegados en la frontera, y el Pentágono ordenó el pasado lunes el envío de 5 mil 200 soldados para unirse a ellos.
 
El pelotón estaría centrado en apoyar a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) en labores de ingeniería, médicas, de transporte aéreo y de tecnología para disuadir el cruce ilegal de la caravana a Estados Unidos aunque, en ningún caso, está habilitado para la detención de personas.
 
La Ley Posse Comitatus prohíbe el despliegue de las Fuerzas Armadas para tareas internas, una norma que el Gobierno aseguró que no se violaría.
 
En el caso de que los 15 mil soldados fueran enviados a la frontera, el número de efectivos en la zona sería mayor al despliegue en Afganistán, donde se encuentran 14 z Donald Trump elevó el tono de su discurso antimigratorio. mil militares estadounidenses. Con esta nueva amenaza, Trump elevó el tono antimigratorio que está caracterizando la última semana antes de las elecciones legislativas y con la que pretende repetir los buenos resultados de las presidenciales de 2016.
 
Esta retórica llegó el martes a su punto más álgido después de que lanzara un aparatoso desafío constitucional para abolir, por una improbable vía unilateral, la ciudadanía por nacimiento para los hijos de indocumentados.
 
Para muchos asesores políticos, estos anuncios persiguen un objetivo político para motivar a las bases más conservadoras a votar por el Partido Republicano en unas elecciones que pueden dar a los demócratas la mayoría en las Cámaras y, de esta manera, hacer más difícil algunas de las reformas más polémicas del Presidente.