Renegociarán deuda de QR

58

Los intereses que se pagan por esta deuda son de los más altos del país.

 
 
ALEJANDRO CASTRO
CANCÚN, Q.ROO.- La Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) anunció que habrá una renegociación de los intereses de deuda que se pagan en el estado, a fin de tener “una reducción considerable”.
 
Yohanet Torres Muñoz, titular de la dependencia, informó que la nueva renegociación tiene que hacerse a la brevedad, para aprovechar que las tasas de interés han mejorado respecto a la primera renegociación, realizada en diciembre de 2016.
 
El estado alcanza obligaciones financieras hasta por 19 mil 202 millones de pesos en seis créditos con distintas instituciones bancarias, los cuales tienen un plazo de 240 a 300 meses.
 
En ocasiones anteriores, Torres Muñoz ha señalado que el nivel de endeudamiento es herencia del ex gobernador del estado, Roberto Borge Angulo, cuya administración pactó concluir sus obligaciones financieras hasta 2036.
 
Los intereses que se pagan por esta deuda son de los más altos del país, pues alcanzan tasas de hasta 9.4 por ciento, sólo por debajo de Nayarit, donde el pago por concepto de intereses es de 9.6 por ciento.
 
La deuda total del estado supera en más de 300 por ciento los ingresos propios que tiene y superior a las participaciones federales que recibió para todo 2018.
 
Al primer trimestre de 2018, Quintana Roo tenía ya comprometidos el 89.1 por ciento del total de sus recursos provenientes de participaciones federales con instituciones crediticias, de acuerdo con el estudio “Afectación de Participaciones por Entidad Federativa”, que realiza el Centro de Estudios para las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.
 
Yohanet Torres aseguró que la actual administración no ha contraído ninguna deuda, lo cual, afirmó, ha facilitado que algunas calificadoras mejoren dos o hasta cuatro puntos al estado.
 
Quintana Roo, junto con Nuevo León, Chihuahua, Coahuila, Sonora y Baja California, concentran el 40 por ciento del endeudamiento de todos los estados de la República.
 
Estas entidades tienen un límite de endeudamiento de máximo el cinco por ciento de sus ingresos de libre disposición.