Señalan casos de violencia obstétrica en IMSS

62

Se advirtió dilación e irregularidades en la investigación de tales hechos.

 
César Daniel Martínez Cisneros
Agencia Reforma
Cd. de México, México 01-Nov-2018 .-Por violencia obstétrica en hospitales de la Ciudad de México y Quintana Roo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió dos recomendaciones a Tuffic Miguel Ortega, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
En el Centro Médico Nacional “La Raza”, de la Capital del País, omisiones del personal médico en la expedición del certificado de muerte fetal provocó que tardaran más de 21 meses para entregar el cuerpo a su padre.
La madre, con 26 semanas de gestación, falleció de neumonía atípica, lo que derivó en la pérdida de su hija, por lo que el padre autorizó la autopsia, indicó la CNDH.
“Sin embargo, no le fueron aclaradas sus dudas ni se le explicó el contenido del documento ‘autorización de estudio post mortem’.
“Al concluir la necropsia, le notificaron que no se había extraído el producto de gestación a su esposa; mes y medio después, personal médico del hospital le informó vía telefónica que el producto de la gestación sí había sido extraído y que era necesario que acudiera por el cuerpo de manera inmediata”.
En tanto, en el Hospital General de Zona de Medicina Familiar No. 1 en Chetumal, Quintana Roo, la inadecuada atención médica y la violencia obstétrica causaron que una madre perdiera a su hijo.
 
“El personal médico del área de ginecobstetricia omitió realizarle una cesárea desde su ingreso para resguardar el binomio materno fetal, lo que ocasionó que presentara desprendimiento prematuro de placenta y la subsecuente pérdida del producto de la gestación por trabajo de parto prolongado”, indicó la CNDH.
“(También) se advirtió dilación e irregularidades en la investigación de tales hechos atribuible a personal de la entonces Procuraduría General de Justicia de esa entidad”.
Por estos casos, la comisión recomendó al director general del IMSS reparar de manera integral los daños a las víctimas y que sean inscritos en el Registro Nacional de Víctimas.