Crece violencia; no las denuncias

50

Entre menores el temor es se les utilice para turismo sexual.

 
 
EUGENIO PACHECO
CHETUMAL, Q. ROO.- Pese a que se ha registrado un aumento en los casos de menores de edad que han sido víctimas de violencia, esto no ha sido acompañado de un incremento en las denuncias, señaló Karla Patricia Rivero González, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de Quintana Roo.
 
La funcionaria apuntó que lo anterior ha generado preocupación entre las autoridades correspondientes, que ya trabajan para implementar mecanismos que incentiven a las víctimas de violencia a denunciar la situación por la que atraviesan.
 
Dijo que entre los menores es amplio el número de ellos que opta por no interponer la respectiva denuncia, situación similar a lo que sucede entre los adultos.
 
Rivero González resaltó la importancia de atender esta situación, tanto en menores como en adultos, pues en el caso de las mujeres violentadas son varios los factores que inciden para que “lo piensen varias veces antes de denunciar a su agresor”.
 
Entre ellas señaló la dependencia económica de sus parejas, ya que la mayoría de las mujeres que son víctimas de violencia son amas de casa.
 
Recordó que este año han logrado entregar más de 700 órdenes de protección a mujeres que han sido víctimas de violencia intrafamiliar.
 
Destacó que este es un instrumento muy importante y que busca básicamente que no se cometan feminicidios.
 
Acerca del tema también se refirió Norma Gabriela Salazar Rivera, secretaria ejecutiva del Sistema de Protección Integral de Niños Niñas y Adolescentes del DIF, quien informó que desde la semana pasada se implementó en Cancún un Código de Conducta para la industria turística para prevenir la trata de personas, menores y el turismo sexual.
 
Aunque no proporcionó el número de casos de niños o adolescentes que han sido víctimas de trata o turismo sexual, aseguró que “con que sea sólo un caso, se trata de una situación preocupante”.
 
Señaló que el Código de Conducta tiene la finalidad de que quienes laboran en la industria turística estén capacitados para actuar ante un caso de violencia hacia los menores, sobre todo para prevenir y evitar el turismo sexual.
 
“Desde la camarera del hotel, si ve algo sospechoso, debe notificar al gerente del mismo para que pueda ser reportado y de esta manera intervengan de inmediato las autoridades”, apuntó.
 
Salazar Rivera dijo que se buscará que sectores como el sindicato de los taxistas se unan a esta iniciativa para extender la red de protección a los menores de este polo turístico.
 
“Todas las autoridades involucradas buscamos apoyar a los niños, niñas y adolescentes que estén pasando por esa situación; sin embargo, no podemos intervenir si no hay la denuncia correspondiente, de ahí la necesidad de que la sociedad, y en este caso los prestadores de servicios turísticos se involucren y participen activamente”, expuso.