Urge reglamentar uso de mariguana

59

Es inminente la despenalización de la marihuana con fines médicos.
 
 
 
HERLINDO VÁZQUEZ
CHETUMAL, Q. ROO.- El aval de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a cinco ciudadanos para el cultivo, posesión, transportación y consumo libre de marihuana con fines lúdicos obliga a considerar acciones que eviten se convierta en un problema de salud pública, advirtió Judith Novelo Loeza, representante del Colegio de Psicólogos de Quintana Roo.
 
Con esta decisión, dijo, es inminente la despenalización de la marihuana con fines médicos y por lo mismo se deben trazar las nuevas reglas para su uso, ya que México no cuenta con la infraestructura necesaria para atender las consecuencias que podrían derivar en caso del abuso no regulado del estupefaciente.
 
“Es necesario que las autoridades en Quintana Roo diseñen y aprueben una legislación clara y pertinente con respecto a cuáles serían las condiciones con respecto al manejo de este medicamente y se pongan los candados para evitar abusos”, enfatizó.
En opinión de la especialista, las nuevas reglas deben perseguir el objetivo de proteger principalmente a los jóvenes pues son los más proclives a consumir marihuana con usos lúdicos y recreativos, que a mediano plazo causan daños a su salud.
 
“Como el cerebro termina de desarrollarse hasta los 25 años, no a los 18 como se ha creído, el consumo de marihuana es nocivo, inclusive 20 veces más que un cigarro común”, consideró Novelo Loeza.
 
Asimismo, exhortó a la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios para crear la normatividad que regule la entrega de permisos para el consumo y posible industrialización de la cannabis.
 
El miércoles pasado, la SCJN otorgó la razón a los amparos clasificados como 547/2018 y 548/2018 promovidos por ciudadanos consumidores del estupefaciente, con lo que se completaron los cinco casos que se requieren para sentar jurisprudencia en el tema, que es de obligación general para los juzgados y tribunales del país en futuros casos de solicitud de consumo.
 
El resolutivo del máximo tribunal del país, sólo permite el cultivo, la posesión, el transporte y el consumo de cannabis pero no en lugares públicos ni frente a menores de edad. En contraparte, restringe la comercialización, enajenación y suministro de la droga, modalidades que siguen siendo delitos penales graves.