Acampan migrantes en la capital.

44

Centroamericanos aguardaban anoche la apertura de las carpas instaladas en la cancha del estadio Jesús Martínez ‘Palillo’, en la Magdalena Mixhuca.

 
César Martínez y Jorge Ricardo
 
Desprendidos del grueso de la Caravana Migrante, cientos de centroamericanos arribaron ayer a cuentagotas a la Ciudad de México.
 
Su arribo fue por todos los medios posibles: en cajas de tráilers, en camionetas de redilas y hasta en un remolque de automóviles, los cuales ingresaban a la capital a través de la autopista México-Puebla.
 
La llegada de los migrantes tomó por sorpresa a las autoridades capitalinas, que si bien los recibieron con colchas, alimentos y sanitarios, aún no tenían listos ni los consultorios ni las carpas donde planean alojarlos.
 
Anoche, la mayoría de los centroamericanos dormía en las gradas y en la pista del estadio Jesús Martínez “Palillo”, en la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca.
 
Incluso, los que se adelantaron a la Casa del Peregrino, ubicada a unas cuadras de la Basílica de Guadalupe, fueron llevados al albergue principal en camiones RTP. Rodrigo Abeja, de Pueblos Sin Fronteras, informó que la intención de los migrantes es esperar ahora en la CDMX para reagruparse.
 
“La gente que está aquí va a recibir asesoría legal y jurídica sobre sus diferentes opciones: ya sea refugio en México o Estados Unidos, y que la decisión que tomen sea informada. “La idea es que aquí se reúnan todos los que se han rezagado y esperamos la atención de los consulados de las diferentes naciones que tienen aquí gente caminando”, dijo.