Brinda Garrett explosivo show

60

En alusión al Día de Muertos, el alemán David Garrett pidió ayuda a la audiencia para cantar el tema de Los Cazafantasmas.

 

POR: STAFF
AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En una noche llena emociones gracias a la variedad de música que iba de clásica, rock y hasta el rap, David Garrett deleitó a la audiencia del Auditorio Nacional con un repertorio que combinó sus covers más conocidos con sus propias composiciones.
 
Eran las 20:00 horas y el Auditorio Nacional se llenaba poco a poco, todos a la expectativa del virtuoso del violín y su concierto Explosive Live.
 
Media hora después, la audiencia le recibió con aplausos, cuando los primeros acordes de “This Is What It Feels Like” sonaron, mientras Garrett entraba desde una puerta desde las gradas y comenzó a caminar entre la gente para llegar al escenario y seguir con “Dangerous”.
 
El violinista que nunca dejó de hablarle a la audiencia entre cada canción, de lo importante que es la música y la inspiración que son los fans para él.
 
“Estoy seguro de que todos se saben esta canción”, dijo Garrett en español antes de comenzar a tocar “Viva la Vida”, lo que inspiró los gritos de la gente.
 
Para celebrar la libertad creativa y de las personas, interpretó “Libre Soy”, de la película Frozen: Una Aventura Congelada.
 
En alusión al Día de Muertos, el alemán pidió ayuda a la audiencia para cantar el tema de Los Cazafantasmas, y luego decidió darle a su público una demostración de cómo todos conocen música clásica al tocar “Concierto de Piano No 1”, de Tchaikovsky.
 
También se dio tiempo para mezclar lo sinfónico con lo electrónica en “Explosive”. Y le puso pausa con “Purple Rain”, en la que incluso se sentó en el suelo un rato.
 
Con “You’re the Inspiration” caminó entre la audiencia una vez más, y después tocó la canción que describió como la más difícil de convertir a violín, “Lose Yourself”, del rapero Eminem.
 
Agradecido con el recibimiento, hizo notar la presencia de su madre entre la audiencia y después pidió a todos que encendieran las lámparas de sus teléfonos.
 
Continuó con un duelo contra su guitarrista y luego pidió que la gente cantara “The Show Must Go On”, de Queen, y pidió aplausos al ritmo de la canción final “They Don’t Care About Us”.
 
La gente pidió que regresara para tocar una vez más, y así lo hizo con “One Moment In Time”.