Detectan invasión en Playa Delfines

74

Resultan afectados 2 mil 400 metros cuadrados de terrenos costeros.

 
 
 
ALBERTO CHUC / LUCES
CANCÚN, Q. ROO.- Una denuncia ciudadana sobre la presunta invasión de más de 2 mil 400 metros cuadrados en terrenos costeros, puso al descubierto la operación de negocios particulares establecidos al margen de las leyes ambientales en el perímetro de la Zona Federal Marítimo Terrestre de Playa Delfines, conocida también como El Mirador de Cancún.
 
Al lugar acudieron inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y constataron que cuatro establecimientos comerciales (restaurantes, masajes y renta de equipo de playa) venían trabajando de manera ilegal debido a que uno de ellos presentó una concesión falsa, otros más la de un tercero y quienes le ganaron terreno a la playa pública.
 
La primera inspección, de cuatro, comprobó una ocupación ilegal sobre una superficie de 587.59 metros cuadrados conformada por dos polígonos, en uno de ellos se ubican el Restaurante Maria Beach, área de cocina, bar y barra, así como mobiliario para comensales y de descanso como camastros, sombrillas, sillas y mesas; que no cuenta con Título de Concesión correspondiente, informó la Profepa a través de un comunicado.
 
“En la segunda actuación, se inspeccionó una ocupación en una superficie de 503.46 m2, la cual fue concesionada a una persona moral; sin embargo, el área concesionada es ocupada e invadida por el Restaurante María Beach; asimismo, en la superficie inspeccionada observó un área de masajes denominado Olas Marinas, la cual forma parte del título de concesión; no obstante lo anterior, se detectó que esta área de masajes se encuentra traslapada sobre terrenos ganados al mar concesionados a un tercero”, agregó.
 
Posteriormente la Profepa inspeccionó una superficie de 201.38 m2 en la ZOFEMAT ocupada por el establecimiento Beach Club Bikini Sounday, el cual presentó sus papeles en regla pero sus instalaciones —un área de cocina, bar y barra, con juegos para infantes, una terraza o asoleadero y mobiliario de descanso— “se encuentran traslapadas con una concesión otorgada a un tercero”.
 
Y la cuarta visita de inspección se realizó sobre una superficie de 1,116.42 metros cuadrados, cuyo ocupante exhibió un falso Título de Concesión en el que se autoriza la renta de equipamiento de playa, cuando el uso real autorizado por la autoridad normativa refiere un uso para ornato.
 
“Aunado a lo anterior, se observó que una parte de esta superficie concesionada es ocupada por las instalaciones y mobiliario pertenecientes al Beach Club Bikini Sounday, empresa que invade un lugar que es concesionado a otra persona”, citó el comunicado.
 
Luego de las cuatro inspecciones, el personal de la Profepa que acudió al lugar de la denuncia, levantó las respectivas actas de inspección para iniciar los procedimientos administrativos correspondientes.