Divide a Texanos caravana migrante

78

Viajan ‘milicias’ con armas a frontera; aumentan ayudas centros de acogida.

 
 
EL PASO.- La caravana migrante que busca llegar a Estados Unidos ha creado dos bandos en Texas.
 
Mientras que los centros de ayuda para indocumentados incrementaron sus esfuerzos con el objetivo de apoyar a los recién llegados, un grupo de civiles estadounidenses armados anunciaron que se dirigirán a la frontera de este estado con México para detener a miles de centroamericanos.
 
“Observaremos e informaremos, y ofreceremos ayuda en todo lo que podamos (para detener a migrantes)”, declaró el presidente de los llamados “Minutemen” de Texas, Shannon McCauley, al Washington Post.
 
Los miembros de las autoproclamadas “milicias” buscan defender el país ante lo que Donald Trump llamó una “invasión” por parte de los migrantes, entre los cuales, afirmó sin mostrar evidencias, viajan personas procedentes de Medio Oriente.
 
En total, se trata de unos 100 voluntarios, que se disponen a viajar con armas de fuego y drones para, según sus palabras, identificar y repeler cualquier intento ilegal de entrar en el país.
 
“Tampoco puedo dar un número exacto porque mi teléfono lleva los últimos siete días sonando sin parar. Se están sumando otras milicias que vienen de Oregón e Indiana”, aseguró McCauley.
 
Por el momento, no se ha especificado a qué zona fronteriza llegarían los civiles armados.
 
El Ejército y el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza manifestaron su preocupación por las acciones de estos grupos no regulados en un documento filtrado por Newsweek.
 
Paralelamente, varias comunidades en Texas están centrando sus esfuerzos en ayudar a las miles de familias centroamericanas que buscarán asilo en el país.
 
“Ésta es la tercera oleada (de migrantes) que hemos visto en los últimos tres años. Claramente, ésta es la más grande”, dijo Ruben García, fundador y director ejecutivo de Annunciation House, una organización sin fines de lucro de El Paso.
 
Los indocumentados, tras ser liberados por las autoridades fronterizas, son acogidos en iglesias que forman parte de la asociación de García y, allí, se les proporciona un techo y comida.
 
En las últimas semanas, el número de migrantes que llegó a estos centros se triplicó y, con ello, la cifra de iglesias para darles un techo y comida. En una de las congregaciones, ubicada en el Valle del Río Grande, reciben diariamente cerca de 500 indocumentados.
 
“Nuestro objetivo es poder terminar con la práctica de usar celdas en sitios de detención temporal, donde las personas están agrupadas de manera que es muy inapropiada y no saludable”, concluyó García.