Llevan proyectos de Fonatur a la Bolsa.

77

Fonatur cuenta con una reserva territorial que históricamente pone en venta, pero ahora la idea es contar con un esquema de renta.

Verónica Gascón
 
La falta de transparencia en la operación inmobiliaria de Fonatur llevará a la próxima administración a crear una o varias fibras para incorporar terrenos y lanzarlos a la Bolsa Mexicana de Valores.
 
“Se genera el proyecto y después se presenta a su calificación como plan de negocio y en ese momento se lanza a la Bolsa para ir por recursos que no son de crédito sino de capital de riesgo (…) Ya con este sistema y Fonatur como entidad, tendrá un Gobierno transparente”, afirmó Rogelio Jiménez Pons, próximo titular de Fonatur.
 
Con ello, se evitan operaciones dudosas de compra y venta de terrenos, como lo que sucedió en Playa Delfines, una de las últimas playas públicas de Cancún que se vendió por debajo de su valor, señaló.
 
La venta se hizo a la empresa Punto Cancún Nizuc por un monto de 19 millones 260 mil pesos, previo avalúo del Indaabin, aclaró Marín Merino, actual director de comercialización del Fondo. Uno de los cambios propuestos es que Fonatur deje de comprar terrenos, pero que los propietarios pueden aportarlos en sociedad, se evaluará y la fibra se encargará de desarrollarlo.
 
Tradicionalmente, Fonatur cuenta con una reserva territorial que históricamente pone en venta, pero ahora la idea es contar con un esquema de renta. Francisco Madrid, académico de la Universidad Anáhuac, aseguró que la vocación de Fonatur se ha ido perdiendo y terminó como una agencia de bienes raíces en lugar de una entidad que apoye el desarrollo turístico.
 
Ejemplo de ello son proyectos como Playa Espíritu, Loreto y Litibú, a los que se destinaron más de 2 mil millones de pesos sin resultados. Al respecto, Merino negó que Fonatur sea una inmobiliaria, pues genera desarrollo.