Seguirá Ferriño derribando barreras

67

“Ellos quieren romper esas barreras entre diferentes países; transmitir ideas, conocimientos, soluciones”, explica Andrea Ferriño Patiño.

POR: DANIEL SANTIAGO
AGENCIA REFORMA

MONTERREY, N. L.- Cuando esta semana se conmemoren 29 años de la Caída del Muro de Berlín, la capital alemana será sede de un foro donde hablarán 100 jóvenes que quieren mejorar el mundo, entre ellos, una regiomontana.
 
Andrea Ferriño Patiño, de 22 años de edad, fue seleccionada como la única mexicana a participar en el Falling Walls Lab & Conference 2018, cuya pregunta lema es: “¿Cuáles son los siguientes muros que deben caer?”, inspirada en aquel suceso del 9 de noviembre de 1989.
 
“Ellos quieren romper esas barreras entre diferentes países; transmitir ideas, conocimientos, soluciones”, explica Andrea, quien en mayo egresó de la UANL como ingeniera química.
 
Cada joven tendrá tres minutos para explicar, ante un público de científicos, inversionistas, artistas y políticos, un problema y una posible solución.
 
Los temas serán tan diversos como cada uno de los 100 jóvenes, quienes deberán comenzar con la frase “Breaking the wall of…” (Rompiendo el muro de…)
 
Y el muro que quiere romper esta joven, quien vive en Escobedo, es la de un problema que afecta a todo el planeta, pero que ha observado de primera mano en Monterrey: el agua contaminada a causa de las industrias.
 
Andrea se enteró por Facebook de esta convocatoria que realiza eliminatorias alrededor del mundo.
 
Tras inscribirse, tuvo que viajar, primero, al Goethe Institut Mexiko en la Ciudad de México a presentar el “pitch” o discurso de tres minutos con el que ganó y por el que ahora es invitada a presentarse en Berlín.
 
Al especializarse durante su carrera en ingeniería verde, y realizar sus prácticas profesionales en una consultoría ambiental, la joven detectó algo que la hizo sentir impotente.
 
“(En la consultoría) Había clientes que no les importaban las leyes ni las normas ambientales. Ellos descargaban el agua a los ríos, o al suelo directamente, con contaminantes”, recuerda Andrea, quien actualmente trabaja en otra empresa.
 
“Te sientes atado, es saber qué está pasando pero no puedes hacer nada. El proyecto no está enfocado para solucionar el problema en sí de descontaminar toda el agua que se utiliza en Monterrey, sino en disminuir la carga de contaminantes en el agua”.
 
Pero el daño ocasionado por las industrias al medio ambiente no es la única parte del problema, aclara. En una Ciudad tan industrializada como Monterrey, dice sorprendida, hay muy pocas plantas de tratamiento de agua, y su tecnología es antigua.
 
“Si la planta está diseñada para recibir 100 litros por minuto, tú le estás metiendo 200 litros por minuto”, ejemplifica con datos al azar.
 
“Obviamente, esos 100 litros que estás metiendo de más no se van a descontaminar. ¿Qué va a pasar? Que vas a descargar esa agua medio contaminada al río”.
 
La solución que presentará en la capital alemana será la de disminuir la carga de contaminantes en las aguas residuales de las industrias con un método llamado fitorremediación, que consiste en utilizar plantas y árboles que absorban contaminantes.
 
Si bien no es un método 100 por ciento efectivo, reconoce Andrea, sí es una alternativa para, al menos, asegurar que la carga de residuos en el agua sea menor antes de entrar a una planta de tratamiento de aguas.
 
“La fitorremediación es un método muy antiguo para descontaminar”, señala.
 
La otra parte de su propuesta es aprovechar esa biomasa que ha absorbido los contaminantes. A través de un proceso de combustión, explica, se puede producir energía.
 
Encontrar la puerta
Falling Walls es una plataforma internacional que surgió en el 20 aniversario de la Caída del Muro.
 
La Fundación es apoyada por el Ministerio alemán para la Educación e Investigación, el Senado de Berlín y otras instituciones académicas, fundaciones, empresas, y organizaciones no gubernamentales.
 
Andrea dice desconocer si a los primeros lugares se les dará un reconocimiento económico.
 
Lo que sí es un hecho es que estar en este escenario puede abrir puertas a su proyecto, algo que no pasó cuando lo propuso en sus tiempos de universitaria, cuenta.
 
“Cuando era estudiante intenté en la Facultad hacer este proyecto, y me dijeron que no, que necesitaba estar en una maestría o doctorado para que fuera mi tesis y entonces me apoyaban.
 
“Estoy agradecida (con Falling Walls) porque tiene poco que incluyeron a México en la competencia. Creen en nosotros, a pesar de todas las cosas que se dicen de los mexicanos, pero al mismo tiempo me da tristeza esa fuga de cerebros que seguimos teniendo”.
 
Entre los jóvenes que estarán en Berlín hay quienes ya están estudiando posgrados, comenta Andrea, algo que en un principio le provocó temor.
 
“Me dio ese miedo, de que puede que sean mejores que yo, pero por algo me seleccionaron”, señala.
 
Falling Walls trata de romper muros para encontrar colaboración en la solución de diferentes problemas en el mundo, al mismo tiempo que derribar barreras al interior de los soñadores, dice Andrea.
 
“Es creer en ti mismo, que tienes una buena idea, aunque la gente te diga que no, tú creer en ti, de que se te van a cerrar puertas, se van a cerrar, pero creo que si uno busca y lo sigue intentando, vas a encontrarlas”.