Eligen bajo reserva a jurado del ‘Chapo’

87

Indagan su visión sobre los mexicanos y si han escuchado sobre Malverde.

 
 
NUEVA YORK.- Entre extraordinarias medidas para proteger sus identidades, la Corte de Brooklyn inició ayer el proceso de selección de los 12 miembros del jurado y seis suplentes que participarán de forma anónima en el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán.
 
La selección se realiza en privado, pese a que el proceso suele estar abierto al público. Un total de 45 personas fueron entrevistadas ayer. De ellas 28 pasaron a la lista final de los posibles jurados. A la selección sólo se permitió la entrada de cinco reporteros de Estados Unidos, quienes no podrán hablar ni escribir sobre la identidad de los entrevistados.
 
La confidencialidad deberá mantenerse hasta el final del juicio y ninguna de las partes podrá conocer la identidad de los seleccionados. A los convocados se les proporcionó un cuestionario de 120 preguntas para asegurar que no tienen sesgos sobre “El Chapo” ni los cargos de los que se le acusa.
 
El cuestionario fue realizado entre la defensa y la parte demandante, el Gobierno de Estados Unidos. En el cuestionario, los prospectos describieron todo lo que saben sobre “El Chapo” y el Cártel de Sinaloa, cuál es su opinión de servir como jurado en un caso relacionado con cárteles de la droga, y hasta si han oído hablar de Jesús Malverde, conocido como el santo de los narcotraficantes.
 
“¿Las acusaciones de tráfico de narcóticos a gran escala por parte del acusado interfieren con su capacidad para considerar las pruebas con una mente abierta o para ser un jurado imparcial?”, es una de las preguntas. También describieron dónde nacieron, dónde han vivido, su historia laboral y académico, si son parte de organizaciones religiosas, qué persona pública admiran más, cuáles son sus libros, series y películas favoritas. Incluso fueron cuestionados sobre cualquier visión contra los mexicanos que pueda afectar su objetividad en el caso.
 
Los miembros del jurado deben ser aprobados por ambas partes, con el fin de que se garantice la objetividad y la imparcialidad de los seleccionados. De no haber suficientes personas para llenar los lugares del jurado, se convocará a otro número de ciudadanos para la selección.
 
El juez Brian Cogan ordenó un proceso cerrado para mitigar en los seleccionados cualquier miedo de acoso o intimidación. “El acusado, como líder del Cártel de Sinaloa, empleó sicarios que llevaron a cabo cientos de actos de violencia, incluyendo homicidios, agresiones y secuestros.
 
“Parece probable que la evidencia en el juicio mostrará un patrón de violencia por parte del acusado… y sus asociados, que podrían causar al jurado un miedo razonable por su seguridad”, estableció. Agregó que un grupo de prisioneros en California grabó un video, después de la extradición de “El Chapo”, en el que prometen cuidar del acusado con la ayuda de 3 mil 500 “soldados”.
 
Cogan destacó que Guzmán es sujeto de confinamiento en solitario y restricciones en sus comunicaciones para evitar que se contacte con personas afuera de prisión, quienes puedan dañar a las personas cooperando con el caso.
 
La defensa de “El Chapo” Guzmán se opuso a la moción, bajo el argumento de que un jurado anónimo socava su presunción de inocencia y da la impresión de que es peligroso.