Emociona Roberto Carlos en MTY

45

El cantante de 77 años Roberto Carlos se echó a la bolsa a todos con su romanticismo.

 

LORENA CORPUS
AGENCIA REFORMA

MONTERREY, N. L.- El público fiel al gran Roberto Carlos lo esperaba con ansia. Ya querían verlo y, con aplausos, decidieron llamarlo a escena.
 
A esta cita con el romanticismo acudieron al Auditorio Citibanamex casi seis mil personas, de acuerdo a los organizadores, pero el cariño con el que fue recibido parecía venir de muchas más, pues le tocó un público que lo amó de principio a fin.
 
La banda de 10 músicos y dos coristas acompañaron el canto del brasileño de 77 años, que inició el recital a las 21:27 horas con un “opening” de varios de sus éxitos.
 
Con un traje azul, zapatos blancos, el cantante dio rienda suelta a las Emociones, título de su tour mundial y de la primera canción del concierto.
 
“¡Qué placer, qué gusto de verlos aquí!, en Monterrey, aquí en México. Mi querido México que siempre me ha dado tantas alegrías, tantas cosas lindas”, saludó Roberto.
 
Después de agradecer el cariño de tantos años, y de decir que no es necesario mencionar cuántos, pues son muchos, volvió a sonar un fuerte aplauso.
 
“Me gustaría decir muchas otras cosas al inicio de este show, pero no soy mucho de hablar, entre otras cosas. Soy de cantar y cantando es que quiero decir todo lo que siento y pienso, como por ejemplo preguntar también: ‘¿Qué Será de Ti?'”, fue así que llegó otro de sus hits.
 
La audiencia estuvo dispuesta a cantar, así que lo hizo también en “Cama y Mesa”.
 
Para todos fue un deleite verlo sentado al centro y tocar la guitarra para revivir “Detalles”.
 
Dijo que una vez le preguntaron qué cuáles eran las tres cosas que más le gustaban en la vida y su respuesta fue esta:
 
“La primera el sexo, la segunda el sexo con amor y la tercera un helado, esta secuencia es perfecta”, dijo para seguir con “Propuesta” y “Cóncavo y Convexo”.
 
La revelación de la noche fue que Roberto Carlos dijo que nunca vio un gato azul, esto como preámbulo para interpretar “El Gato que Está Triste y Azul”, otro deleite para sus admiradores.
 
Romántico, simpático y conquistador así continuó la velada, en la que sus incondicionales le festejaron hasta el menor detalle.