Advierte PAN debilitamiento de FA

65

Al proponer la figura de delegados estatales se debilita el Federalismo.

 
Evlyn Cervantes
Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO 11-Nov-2018 .-Juan Carlos Romero Hicks, coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, aseguró que con la propuesta de dotar a la futura Secretaría de Seguridad de las labores de seguridad nacional e interior se debilita el poder y la autonomía de las Fuerzas Armadas.
 
El legislador sostuvo que la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) cuestiona la iniciativa de Morena sobre la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal (LOAPF), que pretende aprobarse esta semana.
 
Lejos de ser un plan para organizar y optimizar al Gobierno, aseguró en un comunicado, constituye el establecimiento de una maquinaria electoral con lucro partidista, a través de la creación de un “superpolicía” y “supragobernadores”, y facilita la centralización de la corrupción.
 
“La creación de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana suma las atribuciones actuales de la Segob en materia de seguridad sin un análisis minucioso sobre la concentración de poder. Incluso, en materia de seguridad pública ejercerán el mando por encima de las Secretarías de Defensa, Marina además de protección civil; hablamos de un ‘superpolicía’ con facultades enormes”, aseguró.
 
“Al dotar a la Secretaría de Seguridad de las labores de seguridad nacional e interior se debilita el poder y la autonomía de las fuerzas armadas”.
 
Para el PAN, la iniciativa presentada el pasado 18 de octubre por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) es una regresión autoritaria que pretende debilitar la seguridad nacional, todo únicamente para cumplir con las promesas de campaña.
 
Dada la trascendencia de la propuesta, sostuvo Romero Hicks, se pidió un análisis serio y profundo, para evitar la falta de certeza jurídica, la concentración de funciones que inhiban el federalismo y la alteración del equilibrio administrativo.
 
“En la práctica”, detalló, “se propone reformar, derogar y adicionar 27 artículos de la mayor trascendencia por lo que en tiempo y forma se solicitó incluir en la discusión y dictamen no sólo a la Comisión de Gobernación, sino a otras igualmente importantes, lo que fue rechazado por la Mesa Directiva”.
 
Romero Hicks expuso que tras un análisis, se detectaron tres inconsistencias principales en la iniciativa: se habla de certeza jurídica y hay una confusión de términos (Procuraduría contra Fiscalía); el denominado “equilibrio administrativo” se diluye con el desmantelamiento de la Secretaría de Gobernación, entre otras dependencias, y al proponer la figura de delegados estatales se debilita el Federalismo.
 
Respecto a la figura de los delegados, el panista cuestionó que además de las facultades que se les asignan, se eliminan los requisitos para su designación.
 
“Lo que abre la puerta desde a personas que no cumplen con el perfil necesario hasta a quienes hayan sido sentenciados por algún delito patrimonial, además de que se alienta el favoritismo, el tráfico de influencias, la corrupción o el conflicto de intereses”, aseguró.
 
Sobre sus atribuciones, considera que se trastoca el federalismo y podría generar un conflicto entre las representaciones y las dependencias federales y la sociedad respecto ante quién gestionar cualquier tema federal.
 
“La eliminación del Oficial Mayor en las dependencias y la sustitución por el Titular de la Unidad de Administración y Finanzas concentra en una dependencia las compras y contrataciones, potenciando la corrupción”, advirtió.