Celebra López triunfo en LPGA.

65

La jugadora capitalina conquistó el fin de semana, el título del Blue Bay LPGA, torneo de la máxima gira de golf femenil, disputado en Isla Hainan.

WILLEBALDO NAVA
AGENCIA REFORMA
 
CIUDAD DE MÉXICO.-Su primer triunfo en el LPGA Tour se celebró en China, en México y Gaby López considera que también en el cielo.
 
“Esperaba con todas mis ansias mi primera victoria y va completamente dedicada a mi abuelo Pepe, al que siempre le prometí que mi primer trofeo sería para él; falleció apenas hace un mes y ahora sé que él lo disfruta desde el cielo conmigo”, confesó López en entrevista telefónica desde China.
 
Gracias a Gaby, una larga espera de nueve años terminó para el golf mexicano. La jugadora capitalina conquistó el fin de semana, el título del Blue Bay LPGA, torneo de la máxima gira de golf femenil, disputado en Isla Hainan.
 
Desde que Lorena Ochoa ganó el Navistar LPGA Classic, en octubre de 2009, ninguna otra mexicana había levantado el trofeo de un certamen de la máxima gira de golf femenil del planeta, el LPGA Tour.
 
“Es un sentimiento inigualable, toda mi vida había soñado con este momento, toda mi vida había trabajado por ganar en la LPGA, y no puedo describir el sentimiento de felicidad que tengo”, reveló Gaby.
 
Y la corona tuvo un profundo significado para López, quien el 8 de octubre sufrió el fallecimiento de su abuelo, José, la persona que la encaminó a practicar el golf desde muy pequeña en el Club de Golf México.
 
“¡Champaña para todos!”, fue el grito que lanzó un emocionado Don José al ver a su nieta Gaby embocar un hoyo en uno en la bandera 5 del Club México al participar en el Lorena Ochoa Invitational en noviembre de 2015, cuando ella jugaba todavía como amateur.
 
Y un regalo inolvidable de dio Gaby el viernes, día en que festejaba su cumpleaños 25, un mes después de fallecer su abuelo, pues la capitalina embocó otro “hole in one”, en la tercera ronda del Blue Bay, con el que Gaby se afianzó en el liderato del torneo, y que, como considera la capitalina, seguro también se gritó con alegría desde las alturas.