Hallan en una década mil 978 fosas en el país.

66

El fenómeno creció a niveles de catástrofe si se toma en cuenta que el año 2006 fueron descubiertas sólo 2 fosas, y que en los años siguientes subió a varios cientos el número de ellas.

Reforma / especial
 
Entre 2006 y 2016 las Fiscalías estatales han encontrado al menos, mil 978 fosas clandestinas en 24 estados del país.
 
De acuerdo con una investigación periodística, las fiscalías recuperaron 2 mil 884 cuerpos, 324 cráneos, 217 osamentas, 799 restos óseos y miles de restos y fragmentos de huesos que corresponden a un número aún no determinado de individuos. Esta cifra supera por mucho la información dada por el gobierno federal hasta hoy.
 
Del total de cuerpos y restos, en todos estos años, y de todas estas fosas, sólo mil 738 de las víctimas han sido identificadas, según documenta la investigación hecha a partir de 200 solicitudes de acceso a la información a las autoridades de cada uno de los 32 estados.
 
El fenómeno creció a niveles de catástrofe si se toma en cuenta que el año 2006 fueron descubiertas sólo 2 fosas, y que en los años siguientes subió a varios cientos el número de ellas.
 
En 2007 el número de escondites de cuerpos descubiertos bajo tierra subió a diez, extendidos en cinco estados. En 2010 la cifra anual ya era de 105 fosas, en 14 entidades; en 2011 fue en 20 estados y saltó a 375, equivalente en promedio a una por día.
 
A partir de 2012 los hallazgos de entierros clandestinos, por año, no han bajado de 245. Las inhumaciones ilegales se convirtieron en uno de los sellos de agua de los dos sexenios, al grado de que en 1 de cada 7 municipios mexicanos personas criminales cavaron hoyos en la tierra para ocultar los cadáveres de sus víctimas y, en algunos casos, también quemarlos.
En por lo menos 372 municipios de México hubo personas que desaparecieron a sus víctimas de esta manera.