Logra Mercedes su quinto Mundial.

Hamilton sorteó la pista de Interlagos para terminar en lo más alto del podio

STAFF/LUCES DEL SIGLO
SAO PAULO, BRASIL.-Mientras Lewis Hamilton disfrutaba del primer lugar en la carrera, el holandés Max Verstappen tomaba el segundo lugar con bastante enojo en el Gran Premio de Brasil.
 
El británico aseguró para la escudería Mercedes su quinto Mundial de Constructores, por lo que podrán llegar a la última fecha en Abu Dabi con más calma que hace dos semanas.
 
La niebla se apoderó del inicio de la carrera en Sao Paulo, donde Hamilton aprovechó la tensión que existía en la pista (y que continuó fuera de ella) entre el joven Max Verstappen de Red Bull y Esteban Ocon de Force India.
 
Ya que un contacto que hizo el francés sobre el vehículo del holandés le costó el primer lugar. De acuerdo con algunos medios internacionales, la tensión escaló después de la premiación e incluso hubo empujones entre los pilotos.
 
Verstappen calificó a Ocon de “idiota” durante las entrevistas, mientras que el francés dio su versión del incidente en la pista, “salí de los boxes, detrás de Max y tenía un gran ritmo, estaba atrapado detrás de él, así que el equipo me dijo que tratara de adelantarlo… hice una maniobra que ya había probado con otros pilotos, pero con Max sí hubo contacto”.
 
Ocon lamentó el comportamiento del piloto de Red Bull, “cuando llegamos a la báscula, me empujó y trató de darme un puñetazo. Definitivamente no es un comportamiento profesional” criticó.
 
En tanto la celebración continuaba con Hamilton y Mercedes, quienes consiguieron su quinto campeonato de constructores al hilo, además Valtteri Bottas logró el lapso más rápido en Brasil. El triunfo del británico deja sin opciones a Ferrari de cara al último Gran Premio de la temporada, que será en los Emiratos Árabes Unidos el 25 de noviembre.