Piden acotar a delegados

86
Mexico's president-elect Andres Manuel Lopez Obrador gestures during a news conference in Mexico City, Mexico August 24, 2018. REUTERS/Henry Romero

Advierte Tagle toma de decisiones sin consulta previa a los Gobernadores.

 
Evlyn Cervantes/ Reforma
Las facultades que en materia de seguridad tendrían los superdelegados, alertaron a la oposición. La reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública que prevé aprobar Morena en la Cámara de Diputados, plantea una coordinación directa de los súper delegados con el Presidente de la República.
 
Lo anterior les permitiría fungir como Secretarios Técnicos en los Gabinetes estatales de Seguridad, advirtió ayer en entrevista Martha Tagle, diputada de Movimiento Ciudadano (MC).
 
Tras conocerse el último dictamen para la reforma, la legisladora señaló en entrevista que Morena quiere mantener la coordinación de los delegados con el Presidente de la República porque el próximo Secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, tiene la intención de que también se desempeñen como Secretarios Técnicos de los Gabinetes de Seguridad.
 
“Están planteándose tener gabinetes de Seguridad a nivel nacional y en cada uno de los estados, donde los delegados estarían desarrollando la actividad de Secretarios Técnicos”, señaló. La medida, dijo, es cuestionable porque a los delegados no se les exige en la Ley Orgánica cumplir con ningún control de confianza ni con un perfil ligado a temas de seguridad pública.
 
“No serían investigados en materia de corrupción ni tendrían controles de confianza mínimos que se exigen a funcionarios públicos de ese nivel”, señaló.
 
“Tampoco se les pide experiencia para ese cargo, cuando en Seguridad, se requieren perfiles especializados”, enfatizó. De aprobarse la iniciativa, Tagle advirtió que los delegados podrán tomar decisiones de seguridad pública aún sin el consenso de los gobernadores de cada entidad.
 
“En esos gabinetes de Seguridad se van a tomar acciones de carácter inmediato con temas de seguridad y, en algunos casos, pueden ser decisiones para usar la fuerza o actuar de emergencia y eso implica que puedan hacerlo sin el consenso del Gobierno estatal. “Me parece que esta centralización del poder no ayuda a resolver el problema.
 
Durazo decía que era justamente porque querían tener línea directa con el Presidente (de la República) pero hay niveles de gobierno y necesitamos que los gobernadores asuman también las facultades que tienen en materia de seguridad”, expresó.
 
La legisladora celebró que la reforma contemple que los delegados dependan de la Secretaría de Bienestar pero reprobó que se les perfile como figuras de coordinación directa con el Presidente, pues consideró algunos podrían seguir incrementado su trabajo político. “Sabemos que están entre ellos varios ex candidatos que tienen un interés en seguir acrecentando su trabajo político en su respectivo estado para aspirar a ser gobernadores”, señaló.