Descubren a Kim bases de misiles

77

Mantuvo Norcorea almacenes secretos tras negociar con EU el desarme nuclear.

 
 
WASHINGTON.- Las bases de misiles de Corea del Norte habían sido motivo de conjeturas. Hasta hoy. El think tank estadounidense Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) localizó, mediante análisis de imágenes de satélites comerciales, al menos 13 de una veintena de bases de almacenamiento de misiles que Norcorea había mantenido en secreto, de acuerdo con El País.
 
El descubrimiento se da a conocer cuando las negociaciones sobre desarme nuclear entre este país y Estados Unidos se encuentran en punto muerto, y resaltó la amenaza que sigue representando el programa de armamento norcoreano. Estas bases, repartidas por todo el territorio y que albergan misiles de diferentes alcances, son generalmente rudimentarias en su naturaleza, explicó el informe.
 
Además, cuentan con pocos edificios de gran tamaño o carreteras asfaltadas y se encuentran muy aisladas en zonas montañosas. Aunque en caso de emergencia podrían lanzarse cohetes desde ellas, ésa no es su función y están pensadas para el almacenamiento y mantenimiento de estas armas.
 
Esta información supone un varapalo para el Presidente Donald Trump, quien en los últimos meses se ha jactado de los progresos alcanzados tras su cumbre con Kim Jong-un en Singapur, el pasado junio, y que dio pie, entre otros gestos, al desmantelamiento de la base de misiles de Sohae, en el noroeste del país.
 
“El desmantelamiento de la estructura de lanzamiento de satélites de Sohae por parte de Corea del Norte, a pesar de su gran impacto mediático, oscurece la amenaza militar a las fuerzas de Estados Unidos y de Corea del Sur procedente de otras bases de lanzamiento de misiles balísticos no declarados”, apuntó el CSIS.
 
Por otro lado, Victor Cha, director del programa que detectó las bases, advirtió que éstas no están completamente congeladas y lo preocupante es que el Mandatario acepte un mal acuerdo.
 
“Nos dan un solo sitio de prueba y desmantelan algunas otras cosas y, a cambio, obtienen un acuerdo de paz que termina formalmente la Guerra de Corea. (Trump) luego declararía la victoria, diría que obtuvo más que ningún otro Presidente estadounidense y, sin embargo, la amenaza todavía estaría allí”, señaló.
 
Los negociadores estadounidenses y surcoreanos han intentado, sin éxito hasta ahora, persuadir al régimen de Kim para que dé a conocer una lista de su armamento e instalaciones relacionadas con su programa nuclear y de misiles.
 
Las conversaciones parecen encalladas, y con pocas expectativas de arrancar de nuevo en un futuro muy próximo, después de que la semana pasada Corea del Norte cancelara en el último momento una reunión con el Secretario de Estado, Mike Pompeo, en Nueva York. Sin embargo, Washington insiste en que las negociaciones siguen adelante, y Trump aseguró que está “muy contento” con la marcha del proceso.