Fibra Óptica

81

La demanda es por más velocidad no por conectividad

 

Por: Jimmy Herrera

En algunas ocasiones se ha comentado que gracias a las telecomunicaciones nuestro mundo se ha hecho más pequeño, y esto dicho por supuesto de forma literal, ya que con el uso de nuevas herramientas como lo es hoy en día la Internet, ningún rincón del planeta se salva de ser partícipe del alto flujo de información y datos que circulan diariamente a través de diversos medios, entre ellos la denominada “Fibra Óptica”.
 
Se dice que la revolución informática dio sus inicios en los años sesenta, cuando en Estados Unidos se comenzaron a probar conexiones entre cuatro computadoras enlazadas a través de una línea telefónica. Estas computadoras se encontraban en distintas universidades de dicho país norteamericano, a lo que al sistema se le conoció como Arpanet. Más tarde se lograron incrementar el número de computadoras hasta lograr alcanzar la cifra de cuarenta unidades enlazadas, y así poco a poco la red iba en constante aumento.
 
La alta demanda de conectividad en los Estados Unidos también se permeó de inmediato en el mundo entero, sobre todo en las instituciones bancarias que es donde se concentran muchísimas operaciones. Esto por supuesto llevó al diseño y desarrollo de nuevos medios de transmisión y recepción de datos para que pudieran fluir electrónicamente de forma más segura, rápida y constante. Primeramente se comenzó utilizando el Cobre a través de los tendidos telefónicos, y años más tarde se implementó el uso de las Ondas Hertzianas a través de complejos sistemas de Microondas e inclusive de satelitales en órbita geoestacionaria.
 
La Internet es una herramienta  que depende primordialmente de esta gran red mundial interconectada para poder recibir y hacer llegar la información o datos requeridos en el “menor tiempo posible”. Claro está que la velocidad de conexión es ahora, el negocio redondo de las grandes compañías telefónicas quienes son las que brindan este servicio de interconectividad denominado “ADSL”. Cabe señalar que el flujo de datos que viaja a través de líneas de cobre, prevalece un cierto ancho de banda, que se refiere a la capacidad máxima en que esta información puede viajar a través de la red. Digamos que el cobre tiene un cierto límite de velocidad o una limitación.
 
Debido a que ahora en el mercado prevalece una alta demanda por “más velocidad” y ya no tanto por la conectividad, es la forma en que surgió la fibra óptica, un nuevo medio que supera por mucho la utilización de las líneas de cobre, y es ahora el futuro en la distribución de datos a nivel mundial.
 
Lo que hace especial la utilización de la fibra óptica hoy en día, es que los impulsos electrónicos viajan ahora a través de la “Luz” en una delgada hebra de vidrio de silicio fundido. Esta delgada hebra llega alcanzar el grosor de un cabello humano como de 0.1mm de diámetro. Los impulsos electrónicos pueden ser análogos o digitales, logrando alcanzar velocidades de emisión y recepción muy superiores al uso de metales conductivos.
 
Gracias a esta nueva tecnología, ha causado que ahora las compañías telefónicas emigren a la utilización de la fibra óptica dejando muy atrás la utilización del cobre. La utilización de la luz como medio de transmisión y recepción de datos, durará por décadas en la vida diaria de esta gran sociedad mundial.