Prende San Juanico tras abuso policial

62

Queman patrullas y saquean tiendas luego de que agentes golpean a 2 colonos.

 
 
Un caso de exceso de fuerza policial prendió ayer a la comunidad de San Juan Ixhuatepec, que por más de 20 horas bloqueó la Autopista México-Pachuca.
 
La protesta se desató tras la incursión de agentes de la CDMX en zona mexiquense, en la persecución de un hombre que había asaltado al despachador de una gasolinería, en la Colonia La Laguna Ticomán, en Gustavo A. Madero.
 
Dos patrullas del Sector Ticomán, la MX 619 N2 y la MX 825 M8 –en la que iba el mando Ricardo Romero Espino– cercaron el auto en el que huía el sospechoso, pero un grupo de taxistas de Tlalnepantla intentó liberarlo. Ahí comenzó una trifulca en la que Romero Espino resultó con fractura de mandíbula.
 
Fue entonces cuando más de 40 agentes capitalinos ingresaron a San Juanico en busca de los sospechosos de la agresión. Videos de vecinos exhiben el momento en que los uniformados golpean y patean en el piso a un hombre y a un lado dan cachetadas a una mujer. Los policías entraron por la fuerza pateando puertas de negocios y viviendas.
 
En respuesta, los pobladores de San Juanico cerraron la Autopista México-Pachuca en un tramo de unos 4 kilómetros, con el consecuente caos vial. Los manifestantes formaron barricadas, incendiaron llantas, quemaron tres patrullas capitalinas y una motopatrulla.
 
También saquearon una Bodega Aurrerá, una tienda de conveniencia y robaron televisores de un motel. Otros pobladores acusaron que los saqueadores no eran de la comunidad y ayudaron a recuperar los productos robados.
 
Los quejosos, en sus primeras demandas, exigían la presencia del Secretario de Seguridad Pública, Raymundo Collins, pero en su lugar acudió el Subsecretario de Operación Policial Zona Norte, Édgar Bautista.
 
Aunque en un principio los reportes policiales indicaban seis detenidos, fuentes de la Procuraduría mencionaron que sólo fue enviado al Ministerio Público el presunto ladrón.
 
Por separado, Collins y el Jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, justificaron que la incursión en el Edomex fue por un delito en flagrancia. Reunidos en la iglesia de Santa Rosa de Lima, los pobladores definieron 11 puntos de un pliego petitorio, donde destacaba la demanda de renuncia de Raymundo Collins, la reparación de daños y el deslinde de los actos vandálicos.
 
Antes de las 19:00 horas, unos 300 elementos de la Policía Federal liberaron la Autopista y replegaron a decenas de jóvenes que les arrojaron piedras y cohetones.