Usaron empresa de Cancún para hacer fraudes a nombre de Pemex

52

La compañía que se fundó en el municipio de Benito Juárez tiene como socio y presidente a uno de los hombres que han sido identificados como defraudadores.

 

POR: STAFF LUCES DEL SIGLO

CIUDAD DE MÉXICO.- Una empresa constituida legalmente en Cancún y que ha hecho negocios con la delegación del IMSS en Quintana Roo, está siendo investigada por la PGR por el cobro de sobornos a personas que han sido defraudas por un grupo delictivo que ha usurpado la identidad de los directores de Logística y Jurídico de Pemex.
 
Esta empresa forma parte de un entramado delictivo que, el pasado 29 de junio, fue denunciado penalmente por Pemex ante la PGR, luego de detectar que existía un grupo de personas que buscaban “defraudar al público fingiendo ser directivos de la empresa” para ofrecer hidrocarburos a precio preferencial.
 
Se trata de la empresa Promotora Jargui S.A de C.V, cuya acta constitutiva del Registro Público del Comercio (RPC) señala que fue fundada el 25 de enero de 2016 en Cancún, Quintana Roo, con un capital de 50 mil pesos.
 
En la copia de los documentos utilizados por este grupo para defraudar a los potenciales compradores de los combustibles y aparece el nombre de Promotora Jargui, compañía que fue utilizada para recibir el dinero de sobornos.
 
De acuerdo con los documentos consultados, el grupo delictivo le pidió a por los menos dos de sus clientes que depositarán cantidades que oscilaban entre los 300 mil y 500 mil pesos, esto a manera de adelanto para firmar los contratos donde ofrecían precios preferenciales.
 
Con el nombre de la empresa, Animal Político consultó el RPC y consiguió el acta constitutiva de la sociedad, donde aparecen los nombres y direcciones de los dueños de la compañía, así como su objeto social.
 
Los socios son:  Luis Arturo “N”; Guido “N” y Cynthia Jazmin “N”. El primero de ellos funge como presidente de la sociedad, el segundo como secretario y la tercera como apoderada y comisaria. Los tres con domicilios en la ciudad de Cancún.
 
Luis Arturo es un personaje central en la trama investigada por la PGR, pues su nombre aparece dentro de la denuncia presentada.
 
De acuerdo con el objeto social de la compañía, ésta se dedica a “servir de intermediarios entre los turistas y otros prestadores turísticos; organizar, operar o comercializar viajes y excursiones dentro del territorio nacional o extranjero; aperturar cualquier tipo de cuenta bancaria, así como la obtención de recursos financieros y/o créditos y/o financiamientos de instituciones de crédito nacionales o extranjeras; hacer estudios de mercadeo, actuar, como representante legal, mandatario, agente, administrador, factor, promotor, publicista, asesor, intermediario, coordinador, participante o consignatario en toda clase de actividades comerciales o mercantiles de cualquier persona física o moral, tanto del sector público como privado, nacional o internacional”.
 
Promotora Jargui apareció como proveedora del Instituto Mexicano del Seguro Social, delegación Quintana Roo, con un par de contratos: venta de “Master para duplicadora, marca Riso, modelo GR 1750” por un monto de 12 mil 450 pesos con 63 centavos; y otra venta de “Tinta negra para máquina duplicadora, marca Riso, modelo GR 1750, a un precio de 100 mil 533 pesos con 72 centavos. Ambos con fecha de 18 de diciembre de 2017.
 
La empresa, además, se encuentra en el padrón de proveedores del gobierno de Quintana Roo, donde dice dedicarse al “comercio al por mayor de artículos de papelería para uso escolar y de oficina”.
 
El gobierno quintanarroense confirmó que la empresa se encuentra vigente en su base de datos de proveedores y que no ha participado en ninguna licitación en la actual administración.
 
UN HIPNOTIZADOR EN EL GRUPO
Como parte de las investigaciones las autoridades de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), instancia de la PGR que investiga la denuncia, así como Pemex (que la interpuso), tienen identificados a los cuatro hombres que han cometido los fraudes y han suplantado la identidad de los funcionarios de la empresa petrolera.
 
Las autoridades tienen identificado con fotografía a un hombre de entre 30 y 35 años, quien es la persona que se hace pasar por David Palacios Hernández (funcionario de Pemex).
 
También a José Karlos “N”, conocido hipnotizador que dice curar adicciones y se ha presentado en diferentes programas de televisión. Esta persona fungió como intermediario en uno de los casos denunciados.
 
Luis Arturo “N” es otro de los personajes identificados. En los oficios falsos que se ofrece a los potenciales compradores funge como representante legal de Promotora Jargui. En el acta del RPC de la empresa esta persona funge como presidente de la sociedad.
 
Un personaje identificado es Cesar Augusto “N”, quien es otro de los enlaces entre los potenciales compradores y el falso funcionario de Pemex. Esta persona de complexión robusta y de 36 años de edad, ha fungido como contacto en dos de los casos.
 
Animal Político se comunicó al número telefónico de la empresa Promotora Jargui, que aparece en el padrón de proveedores del Gobierno de Quintana Roo, pero se trata de un buzón de voz.
 
LOS CASOS
La información obtenida indica que este grupo defraudó a dos empresarios por 300 mil y 500 mil pesos, respectivamente, además de participar en al menos otros cinco intentos de defraudación a compradores del combustible (diesel, crudo y gasolina). Uno de estos casos se registró en el extranjero.
 
Como parte del esquema de defraudación, el grupo utilizó documentos falsos con logotipos de Pemex y la supuesta firma de David Palacios Hernández, director de Logística, y Jorge Eduardo Kim Villatoro, director Jurídico.
 
La denuncia fue presentada por la empresa petrolera tras recibir las quejas de las personas estafadas y a las que se le ofrecieron los combustibles a precio preferencial. Tras la presentación de la denuncia ante la PGR, ésta fue ratificada por uno de los funcionarios cuya identidad fue usurpada, además se integraron una serie de documentos entregados por los afectados. Ninguna de las personas estafadas ha presentado denuncias por estos hechos.
 
“En todos los casos los potenciales clientes sabían que estaban haciendo algo ilegal y que estaban cometiendo cohecho junto con el falso funcionario, de allí que no tengan incentivo para denunciar”, reconoció David Palacios Hernández, director de Pemex Logística, uno de los funcionarios cuya identidad ha sido usurpada.
 
Uno de los casos ocurridos es el de una empresaria a la que le ofrecieron suministrar 36 millones de barriles en dos entregas mensuales. Esto aun cuando Pemex produce en todo el país 2.8 millones de barriles diarios. El costo por barril pactado por el grupo fue de 43 pesos por barril, cuando el costo real en el mercado es de 76 pesos.
 
Una de las líneas que se investiga, a decir de funcionarios cercanos a las indagatorias, es que estas personas pudieran estar vinculadas a un grupo más grande dedicado al robo de combustible. Lo anterior porque en uno de los casos estas personas ofrecieron entregar pipas de combustible en el estado de Puebla, en una zona identificada de alto riesgo por el robo de combustible. La entrega no se concretó porque no fue aceptada por el cliente.
 
No sólo eso. Las autoridades no descartan que alguno de los implicados se desempañara anteriormente como funcionario de Pemex, pues de acuerdo con los testimonios de las personas defraudadas -ofrecidos a la empresa petrolera-, los delincuentes dominaban el tema.  Conocían métricas, instalaciones, costos y utilizaban el lenguaje del mercado.