Tiene Terán sello internacional

107

La multimedallista de JCC destacó su experiencia en torneos alrededor del mundo.

Por: Agencia Reforma/Yarek Gayosso

 
CIUDAD DE MÉXICO.-Después de varias vueltas por el mundo durante más de dos décadas la squashista mexicana Samantha Terán no ha perdido la capacidad de asombro.
 
Jugar en lugares icónicos como el torneo de Hong Kong, en una cancha frente a las pirámides de Giza, en Egipto o en la Terminal Grand Central, de Nueva York, son postales que guarda en su memoria desde que comenzó a los 15 años.
 
“Cada torneo tiene su encanto, la primera vez que fui a Asia me quedé apantallada, sobre todo porque el torneo en Hong Kong es muy espectacular, la cancha de cristal la ponen en el malecón.
 
“En Egipto ver los amaneceres en el desierto es impresionante y siempre en el squash se juega de noche, es una energía muy especial”, recordó la ganadora del Premio Nacional al Mérito Deportivo 2018.
 
Haber vivido en Holanda durante 10 años y entrenar junto con la ex número uno del mundo, Nicol David, fue un parteaguas para Terán, que en 2011 conquistó el tercer lugar del Mundial de Rotterdam, un trofeo que atesora.
 
“Vivir en Europa me dejó muchísimo en mi vida y eso me permitió dar el brinco para estar dentro de las mejores del mundo” dijo Teherán.
 
“Ahora paso más tiempo en México, cuando estaba entre las 11 del mundo, tenía que jugar cada torneo, hoy soy más selectiva y los uso más de preparación que por el ranking”, afirmó la máxima medallista de oro (15) de los Centroamericanos.
 
Terán tomará un receso para operarse de la rodilla, mientras piensa en la posibilidad de congelar su ranking (66), para estar lista para los Panamericanos de Lima 2019.