Lanza Semarnat advertencia por Tren Maya

54

La Profepa puede clausurar la obra si no cumple los requisitos legales.

 

POR: SERGIO GUZMÁN

CANCÚN, Q. ROO.- Si las obras del Tren Maya comienzan el próximo 16 de diciembre como anunció el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) debería proceder a la clausura de la construcción.
 
Así es la advertencia que lanzó Rafael Pacchiano, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, quien afirmó que sin la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) y sin el Cambio de Uso de Suelo en terrenos forestales que se requieren por ley, es ilegal que inicien las obras de este plan ferroviario, insignia del gobierno federal que encabezará López Obrador a partir del 1 de diciembre.
 
La MIA es un documento elaborado con base en estudios técnicos en el que se analizan las condiciones ambientales previas a la realización de cualquier proyecto, para evaluar los impactos potenciales que la construcción y operación de dichas obras pudieran causar al ecosistema, por lo que también se proponen las medidas necesarias para prevenir, mitigar y compensar los daños.
 
El documento debe ser presentado por el promovente de la obra en la Semarnat, que a su vez otorga la autorización tras realizar una evaluación con base en la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente.
 
La postura de Pacchiano se da luego de que el lunes pasado se reunieron los gobernadores de Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Chiapas y Tabasco con el propio López Obrador y personas que integrarán el gabinete y que tendrán a su cargo el plan de desarrollo del Tren Maya. En esa junta, realizada en Mérida, se acordó que el banderazo de salida para la obra será el 16 de diciembre en la localidad chiapaneca de Palenque.
 
“Hasta el momento no tenemos ningún proyecto ingresado (en Semarnat), y no se pueden empezar obras sin la MIA. Los plazos de ley marcan 60 días y prorrogables hasta 120 dependiendo si la información está completa o no”, expresó Pacchiano, con lo cual prácticamente descartó que los trabajos inicien en la fecha indicada, a menos que los encargados del proyecto se arriesguen a una clausura por parte de la Profepa.
 
“No nada más esta obra, cualquier obra que sea sujeta por ley a la presentación de una Manifestación de Impacto Ambiental o de Cambio de Uso de Suelo Forestal, si no la tienen debe entrar la autoridad competente, en este caso la Profepa, para sancionar”, agregó el funcionario federal.
 
Por su parte, el procurador federal de Protección al Ambiente, Guillermo Haro Bélchez, solicitó al próximo gobierno que mantenga los temas ambientales en un rango prioritario.
 
“Cuidemos todos que así sea, no es opción menospreciar los compromisos internacionales de México en cambio climático, ni tampoco podar talento, si el propósito como todos deseamos es convertir a México en un frondoso bosque, no en un desierto agónico, cuidemos todos que las obras que se anuncian no comprometan la riqueza de nuestro capital natural; su protección, preservación y conservación es prioridad única, fundamental e impostergable”, manifestó Haro Bélchez.