Piden taller para Chetumal

69

Los ingenieros civiles agremiados en Chetumal quiere que haya desarrollo en la capital a propósito de la construcción del Tren Maya.

 

POR: EUGENIO PACHECO

 
CHETUMAL, Q. ROO.- La capital es el lugar indicado para construir el Taller de Mantenimiento del Tren Maya y la estación de pasajeros puede instalarse en Bacalar, de forma que ambos municipios sean beneficiados directamente con el proyecto, estimó Efrén Amir Padilla, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles del sur del Estado.
 
El dirigente consideró conveniente que los diferentes sectores de la sociedad organizada, preferentemente aquellos relacionados con la ingeniería, arquitectura, biología, expertos en edafología y pedología, así como ejidatarios de Bacalar, Chetumal y Nicolas Bravo, se reúnan para analizar los potenciales escenarios.
 
Consideró importante llevar a cabo esa junta ante la confusión que se ha generado en ciertos sectores por la ubicación de las estaciones, aunque primero deben conocer de primera mano la postura de los encargados, conocer sus razones y argumentos técnicos y ambientales.
 
“Creo que podemos, incluso, adelantarnos con los estudios necesarios para aportárselos a fin de que se tomen las decisiones adecuadas”, señaló Amir Padilla.
 
Explicó que los encargados de trazar la ruta del Tren Maya pueden recoger información muy valiosa en temas ambientales, de morfología de los suelos y corrientes hídricas subterráneas, “si se reúnen cuanto antes con especialistas de la región y con los ejidatarios que conocen también con mucha precisión los suelos de la región”.
 
Dada la magnitud de la obra y con una fecha ya establecida por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, “ya estamos a contrarreloj dada su complejidad; aunque sabemos que ya están trabajando en la parte técnica y en el trazado de la ruta, creo que es urgente que trabajemos cuanto antes con ellos para valorar los pros y los contras, siempre con el ánimo de que la obra sea realizada.”
 
Opinó que en el caso de la estación en Bacalar se debe valorar el impacto ambiental que podría generarle a un frágil ecosistema, pero también tener el cuenta las repercusiones socioeconómicas.