Se aferra May a plan de Brexit

63

Afronta Premier rebelión interna tras la renuncia de cuatro Ministros.

Staff Reforma

LONDRES.- Theresa May demostró ayer que, en política, el que resiste puede acabar ganando. La Primera Ministra británica defendió un borrador de acuerdo de separación con la Unión Europea (UE), después de que afirmara que éste había sido apoyado por el Gabinete.

Sin embargo, cuatro Ministros renunciaron en protesta y legisladores euroescépticos redoblaron sus esfuerzos para derrocarla. En su discurso insistió en que su trabajo es hacer el mejor acuerdo posible para el Brexit y que dependerá del Parlamento si votan para llevarlo adelante, de acuerdo con El País.

“Este es un acuerdo de Brexit que cumple con las prioridades de la gente británica”, aseguró May. “Creo con cada fibra de mi ser que el curso que he tomado es el correcto para el país y para nuestra gente”, añadió.

Antes de la comparecencia que tenía prevista en el Parlamento, para explicar los términos del acuerdo preliminar del Brexit, se amontonaron las malas noticias. Primero dimitió el Secretario de Estado para Irlanda del Norte, Shailesh Vara. Una figura menor, pero significativa, porque Vara había sido un firme defensor de la permanencia en la UE.

El golpe más duro vino poco después. Dominic Raab, el Ministro para el Brexit, renunciaba a su cargo. “Los términos propuestos ayer (el pasado miércoles) por la Primera Ministra contienen errores muy relevantes”, señaló Raab.

“Si este acuerdo entra en vigor provocará un devastador efecto en la confianza de la ciudadanía en la democracia”. Poco después, dimitía la segunda de Raab, Suella Braverman, y la Ministra de Trabajo y Pensiones, Ester McVey, quien señaló que el pacto no hacía honor al resultado del referendo.

Sin embargo, la mayor dureza llegó de sus propias filas. Hasta 70 intervenciones, una tras otra, se dedicaron a exigirle que rectificara o que convocara una nueva consulta; le advirtieron de que su acuerdo no iba a ser aprobado en el Parlamento y le dijeron que había fracasado.

Apenas media docena de diputados le ofrecieron su respaldo. May aguantó todas las ofensivas y, afirmando que su plan es el más adecuado para mantener el interés nacional, rechazó cualquier opción de segundo referendo y dijo que el plan que se le encomendó, que debe aprobarse antes del 29 de marzo, se llevó a cabo de la mejor manera posible.

“Yo ya he cumplido con mi responsabilidad. Deberán ser ahora los diputados, una vez estudiado el contenido del acuerdo, los que cumplan con la suya”, advirtió.