Da Deep Purple un recital de leyenda

66

Esperan cancunenses con ansias al quinteto metalero.

 
 

STAFF/AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Cabelleras se agitan al ritmo de pesadas distorsiones de guitarras y gritos estridentes invaden todo el espacio sonoro de la Arena Ciudad de México… todo para darle “un largo adiós” a Deep Purple.
 
El legendario grupo, que ha sabido trascender generaciones, recibió la noche del sábado verdadera reverencia de un público fiel y cautivo que ocupó poco más de la mitad del recinto, respuesta que esperan tener también del público cancunense cuando se presenten en el estadio de béisbol Beto Ávila de este destino turístico el próximo sábado 24 de este mes.
 
Fue en punto de las 21:00 horas que el grupo sueco, In Flames, comenzó a tocar la batería y a calentar motores.
 
Mientras la gente seguía arribando, In Flames seguía dando lo mejor y más pesado de su metal con temas como “Cloud Connected” y “Only For The Weak”.
 
“Esta es una celebración del metal pesado, mis amigos”, dijo Anders Fridén, vocalista de la banda. “Es un honor estar aquí en este escenario, compartiendo esta experiencia con Deep Purple”.
 
Tras recetar una dosis de 13 piezas de rock puro, los suecos se marcharon del escenario para darle la bienvenida a la banda estelar a las 22:30 horas.
 
Los integrantes de Deep Purple tomaron la escena y de inmediato los gritos acompañaron a “Highway Star”.
 
Bastantes fans estaban sorprendidos de que la alineación conformada por Ian Gillan, Roger Glover, Steve Morse, Don Airey e Ian Paice, sonaba muy parecido a como en sus inicios: potentes, pulcros y contundentes a nivel lírico.
 
“Es genial estar de vuelta en la Ciudad de México, y pues ahora haremos, no sé… una balada del primer grado de separación” dijo Ian Gillan, vocalista de la agrupación, antes de cantar “Sometimes I Feel Like Screaming”.
 
Con cada solo de guitarra, de teclado, de batería o de bajo, la audiencia contempló en silencio, emocionada, los momentos cumbres de cada tema para después estallar en alegría y emoción.
 
“Uncommon Man” y “Lazy” le dieron a la velada metalera momentos emblemáticos, en los que tanto jóvenes como adultos, incluso de la tercera edad, reconocieron el punch de un quinteto ya clásico, que supo echarse a la bolsa a todos cuando Don Airey hizo un pequeño solo que incluyó “Bésame Mucho”, “La Cucaracha” y el Himno Nacional, que toda la gente cantó emocionada.
 
Deep Purple es una banda británica de rock formada en Hertford, Reino Unido, en 1968, y es considerada una de las pioneras del hard rock y la principal influencia para el heavy metal junto a Led Zeppelin y Black Sabbath. Con “The Long Goodbye Tour”cerrará 50 años de historia.