La tienda incurrió en engaños para corregir error publicitario

54

El delegado estatal de la Profeco, Xavier Rosado Martínez, encabezó recorridos a comercios en Plaza las Américas.

POR: MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN. Q.ROO.- En un hecho sin precedente, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) de Quintana Roo actúo con firmeza contra una tienda que se negó a respetar la venta de televisores que anunció en 8.99 pesos y que simuló una compra anticipada para deslindar su responsabilidad durante el Buen Fin. Al final, 26 consumidores obtuvieron las pantallas.
 
Xavier Rosado Martínez, delegado estatal de la dependencia, dijo que la conciliación se realizó tras cuatro horas de negociación en la que los consumidores aceptaron aparatos de 32 pulgadas en vez de 52 como se había anunciado.
 
Con el acuerdo, el establecimiento evitó una sanción económica de hasta tres millones de pesos y las eventuales denuncias penales de los consumidores. Hubo presencia de la policía por un conato de violencia ante la negativa de la tienda.
 
Como parte de los operativos de verificación, la Procuraduría colocó 28 sellos de suspensión en 42 visitas a tiendas departamentales y comercios de Chetumal, Bacalar y Carrillo Puerto.
 
La supervisión por el Buen Fin continuará con más de 80 verificadores. En Cancún operan 30, en Playa del Carmen 15, Chetumal 15 y Cozumel 5, entre otros municipios.
 
En Cancún suman doce casos menores de mediación hasta este domingo, por  el incumplimiento de respetar los precios y la garantía de los productos, al ofrecer plazos menores a 90 días naturales establecidos en la ley.
 
Este domingo se intensificaron los recorridos de supervisión en plazas comerciales y tiendas departamentales, como Plaza Las Américas.
 
El incidente relevante este fin de de semana, ocurrió en la tienda Telebodega, de la avenida López Portillo, donde se anunció en venta televisores de 52 pulgadas a 8.99 pesos pero que el establecimiento se negó a respetar.
 
Ante autoridades de la Profeco y de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, el comercio pretendió evadir su responsabilidad con engaños y simuló una compra anticipada de todos los aparatos, a través una transferencia  bancaria realizada el mismo día. Finalmente, asumió su error y evitó una investigación.
 
“Una negociación es un equilibro, donde las voluntades llegan a un acuerdo. En este caso que no fue todo para los consumidores pero tampoco nada”, señaló Xavier Rosado.
 
La Profeco consideró un éxito la negociación al no existir ningún precedente en que tal cantidad de consumidores que obtuvieran televisores a ese precio mediante la conciliación.
 
“Hubo casos donde se entregaron uno o dos aparatos. Otros, 10 a 20 televisores nunca se resolvieron y el caso murió con el tiempo”, puntualizó.
 
De haberse formalizado el procedimiento de queja se habría llevado el tema a un “letargo burocrático” de meses y quizá no se resolvería a favor de los consumidores.
 
Otro caso para destacar ocurrió en Plaza Outlet donde un establecimiento impidió la entrada a una mujer y a su hija que viajaba en una carriola. Se recomendó al comercio cambiar sus políticas para evitar actos de discriminación.
.