Operan con déficit en 10 universidades

55

Los casos más graves son los de Veracruz y el Estado de México.

 
 
 
MARTHA MARTÍNEZ / REFORMA

El déficit acumulado de 10 universidades del País es cuantioso y más grave de lo previsto, advierte un informe entregado a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados.

 

El documento Situación de Universidades Públicas Estatales con Problemas Financieros indica que el déficit estimado a abril de 2018 en las universidades de Chiapas, Estado de México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Sinaloa, Tabasco, Oaxaca, Veracruz y Zacatecas es superior a los 18 mil 619 millones de pesos.

 

Los casos más graves, sostiene el reporte elaborado por el equipo de trabajo creado por la Comisión para conducir las reuniones entre autoridades hacendarias y universidades, son los de Veracruz y el Estado de México.

 

En el primer caso, los gastos de la casa de estudios superan a sus ingresos por más de 3 mil 110 millones de pesos, mientras que en la del Estado de México, la diferencia es de más de 2 mil 678 millones. Otros casos preocupantes, agrega, son los de las universidades de Zacatecas, con un déficit de más de 2 mil 434 millones, y la de Chiapas, en donde éste asciende a más de 2 mil 322 millones.

 

“Es considerable y alcanza esta magnitud a pesar de que de 2010 a 2017 se otorgaron a esas mismas universidades 9 mil 794.2 millones de pesos de ampliaciones presupuestarias”, revela.

 

Según el documento, la suma del déficit más las ampliaciones recibidas equivale al 105 por ciento del subsidio público asignado a estas 9 casas de estudio y a la Universidad de Oaxaca en 2018.

 

El 6 de noviembre pasado, estas 10 instituciones demandaron al Gobierno federal recursos adicionales por 2 mil 500 millones de pesos para poder concluir el presente ejercicio fiscal. El reporte señala que las ampliaciones más altas han sido para las universidades de Sinaloa –3 mil 301 millones–, de Zacatecas –mil 365 millones– y de Michoacán – mil 179 millones–.

 

Advierte que la grave situación es consecuencia de años de operación deficitaria. La Universidad de Veracruz, afirma, es un caso particular porque se enfrenta a un menor flujo de los recursos ofrecidos o convenidos por los Gobiernos estatales. El reporte apunta que esta situación deficitaria llevó a las universidades a incurrir en adeudos al Sistema de Administración Tributaria (SAT) y a proveedores de seguridad social, así como en préstamos bancarios e incumplimientos diversos que generaron costos adicionales.

 

“El menor crecimiento del subsidio federal y la fuerte reducción de fondos extraordinarios de la SEP durante 2016-2017 agravaron la condición financiera de esas universidades”, insiste.

 

La Universidad de Chiapas, por ejemplo, registra adeudos por 970 millones de pesos en seguridad social, por 511 millones en el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y por cerca de 8 millones en el pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA), así como un déficit de 573 millones en prestaciones no contempladas en el modelo SEP-SHCP y de cerca de 209 millones en contratación de personal académico.

 

Ante ello, las universidades demandan un plan de acción que incluya acciones coordinadas y acordadas con los Gobiernos estatales y el federal y medidas de mediano y largo plazo. “El déficit revela la necesidad de contar con un Plan de Acción en esas instituciones para atender las principales causas”, afirma.